Deportes

Estelí frente al título


Martín Ruiz

La fortuna estuvo del lado del Real Estelí, que ayer derrotó dos goles por uno al Diriangén en el estadio “Cacique Diriangén”, en el juego de ida de la final del Torneo de Clausura y se encarriló a la conquista del banderín.
El penal que falló Emilio Palacios en el primer tiempo y un “regalo” de la defensa diriambina sobre un balón que cruzaba el área sin amenaza de gol fueron factores favorables para los norteños, que el domingo podrían coronarse en su casa, y esta vez un empate les beneficia.
Ayer, ambos conjuntos determinaron arriesgar. Buscaron los goles en un intento de olvidarse de los constantes empates que han opacado los “clásicos”, y aunque el arquero Denis “El Pulpo” Espinoza realizó un excelente trabajo repeliendo la ofensiva norteña, al final los errores defensivos terminaron ahogándolo.
Un balde de agua fría para los Caciques resultó la falla de Emilio Palacios cobrando un penal a los 12 minutos de iniciado el juego. El arquero Carlos Mendieta, que ocupó el lugar del ausente Sergio Chamorro, se tiró a su izquierda, sitio para el que estaba perfilado Palacios. En la marcha, Palacios trató de enderezar el tiro hacia el lado contrario, pero se excedió y el balón pasó a la orilla del palo derecho.
Esa jugada despertó a los estelianos, que se desbordaron en su ofensiva en busca de los goles. Pero no contaban con las excelentes intervenciones de Denis Espinoza, que mantuvo la paridad en la primera parte del juego.
Tras el descanso, Estelí mantuvo el mismo ritmo de juego y al minuto 54 Víctor Hugo Sánchez abrió el marcador, al superar la marcación por el extremo izquierdo y definir de pierna izquierda ante la salida de Espinoza.
Diriangén respondió, pero su juego aéreo era repelido por los defensores norteños, que jugaron al contraataque, obligando a Espinoza a exhibir todas sus habilidades.
Nuevamente la fortuna siguió al Estelí. Al minuto 80, un balón que cruzaba el área de meta sin peligro alguno, fue bajado inocentemente por un defensor y se lo encontró en el camino Rudel Calero, quien remató de derecha para el 2-0.
La desventaja provocó que Diriangén se volcara en su ofensiva. Dante Segovia luchó constantemente para quebrar la férrea marcación esteliana, y la desesperación se apoderaba de los locales. Al minuto 87, Franklin López cobró un tiro libre y el disparo a media altura terminó en el fondo de las redes, cuando los defensores abrieron la barrera y el balón escapó al alcance del arquero.
Continuó la presión diriambina, pero el tiempo los alcanzó y Estelí se llevó el triunfo con dos goles que pueden ser decisivos para su coronación.