Deportes

Delirio en el Camp Nou


BARCELONA, España / AFP
Casi 90.000 personas festejaron al borde del delirio este sábado el 18º título de Liga obtenido el miércoles por el FC Barcelona, tras el clásico local por la 37ª fecha, en la que se impuso por 2-0 a su rival catalán, el Espanyol.
Un total de 87.952 espectadores --la segunda mayor entrada del año-- asistieron al partido y sobre todo a la fiesta que prometía con ser un prolegómeno de la mayor que se piensa montar en el caso que los de Frank Rijkaard se impongan al Arsenal inglés el 17 de mayo, en París, en la final de la Liga de Campeones.
Un conjunto de rock catalán, Los Gossos (los perros) cantó el himno del Barcelona desde el centro del campo y posteriormente saltaron los jugadores para dar la vuelta de honor.
Mientras flotaban en el aire millones de papelitos con los colores azulgranas, los jugadores posaron para la foto tradicional.
"Agradezco el apoyo, fundamental para el equipo", dijo el técnico holandés Rijkaard al iniciar los discursos, en un perfecto catalán.
"Espero que nos encontremos muy pronto para celebrar la Champions", dijo Puyol. Seguidamente los jugadores mantearon al sueco Henrik Larsson, que se despidió de la hinchada, así como a Gabri quien aseguró que "esté donde esté, siempre tendré al Barça en el corazón".
No tomaron la palabra, en cambio, ni el camerunés Samuel Eto'o, que el año pasado al ganar la Liga profirió gritos polémicos contra el Real Madrid, ni el brasileño Ronaldinho, principal estrella del equipo.
El primer gol el Barça lo encontró sin buscarlo al minuto 20. Ronaldinho controló el balón en el costado izquierdo del área rival y Eto'o le dobló para enviar el esférico al punto de penalti. Y después de dos rebotes -Sergio Sánchez y Jarque-, se coló entre las piernas de Iraizoz.
Y Ronaldinho sentenció el partido. Tras un mano a mano de Larsson con Iraizoz, el meta navarro detuvo el disparo del sueco, pero el rechace cayó a los pies de Ronaldinho. El brasileño buscó a su compañero, pero vio la portería tan vacía que no tuvo más remedio que anotar su decimoséptimo gol del campeonato al minuto 50.