Deportes

Mayorga ante la primera prueba


Carlos Alfaro

Históricamente Ricardo Mayorga jamás ha tenido dificultades a la hora de desafiar la báscula.
No la tuvo cuando enfrentó a Tito Trinidad, aun cuando sólo entrenó cuatro semanas, y tampoco ante Michelle Piccirillo, combate para el cual se adiestró durante seis semanas.
Hoy, Mayorga estará enfrentando a la romana, y acá se determinará si el peleador pinolero quedará o no aprobado para medirse al Golden Boy, en su pelea de mañana sábado.
“Referente al peso me siento bien”, dijo ayer Ricardo. “Ahora que salí del gimnasio terminé con 153 libras más 200 gramos. Estoy en el peso perfecto para mañana”.
Se cree que con casi 10 semanas de preparación el peso no debe ser problema. Sin embargo, recientemente recibimos una sorpresa, lamentablemente negativa, cuando Rosendo Álvarez no dio el peso. Todos pensábamos que no fallaría.
Por la experiencia que dejó Rosendo y los problemas que tuvo Luis Pérez, con Mayorga, que ha tenido una historia muy diferente cuando está ante la báscula, existe la incertidumbre.
Ricardo se ha dado el lujo se subir a la romana comiendo pizza o pollo. En su pelea contra Trinidad ni siquiera se quitó la ropa. Subió con un traje deportivo encima.
“Y cuando venza a la báscula, verán como saldré a matar a Oscar de la Hoya”, dijo Mayorga, recobrando un poco la agresividad que había perdido, al menos en la Conferencia de Prensa.
“Mayorga está bien. En los momentos de incertidumbre que si peleaba o no, Ricardo jamás dejó de entrenar, y mañana verán como el arduo esfuerzo que tuvo el “Champ” en los entrenamientos será reflejado en la báscula, dijo Luis León.
Sobre De la Hoya se dice que está en 153 libras desde hace una semana, y hoy, los dos gladiadores buscarán cómo derrotar al rival que no tiene piedad para nadie.
El pesaje se realizará hoy, a las cuatro de la tarde hora de Nicaragua, en el MGM Grand Arena, lugar donde se efectuará la pelea.