Deportes

“Súper fiesta” por el Super Bowl


La gran fiesta deportiva del Super Bowl llegará a su momento cumbre este domingo, cuando los Steelers de Pittsburgh y los Seahawks de Seattle salten al emparrillado para disputar los máximos honores de la finalísima del football.
Pero la fiesta comenzó con la llegada de los equipos y prosiguió con el tradicional Día de la Prensa, en el que llovieron muchas interrogantes sobre los protagonistas.
Todos querían hablar con las figuras. Más les valía. Era el día ideal para eso.
Ben Roethlisberger, a quien su dirigente, Bill Cowher, tuvo resguardado, por algunos días, del asedio de la prensa, aprovechó la jornada para hacer algo con la misma clase con la que dispara el ovoide: hablar.
‘’Esto es lo mejor de todo. Hablar con ustedes (los periodistas)’’, señaló Roethlisberger. “Cuando eres el quarterback, sabes que las cámaras apuntan hacia ti y que la gente quiere hablar contigo. Tienes que ser inteligente’’.
Y justamente para el QB de los Steelers el ser inteligente implica tomar consejos de grandes figuras de la NFL, por ello admitió haber hablado con Dan Marino, ex quarterback de los Dolphins de Miami y miembro del Salón de la Fama de la NFL.
‘’Me dijo que me mantuviera concentrado, que sentiría un vacío en el estómago y que me pondría nervioso, y que tendría muchos sentimientos de ansiedad, pero que debía cerciorarme de mantener el control y no agotar mis mejores recursos desde el inicio’’, manifestó Roethlisberger.
Por otra parte, mucha gente deseaba saber si en verdad Seattle se siente cómodo jugando en un Super Bowl donde la mayoría de los expertos lo conceptúan como La Cenicienta, como un plantel virtualmente desconocido.
La verdad es que los jugadores de los Seahawks lo prefieren de este modo.’’Así llegamos con menos presión’’, aseveró Matt Hasselbeck, quarterback de los Seahawks. “Aunque la verdad es que no entiendo por qué no somos considerados como candidatos al título, si tuvimos una excelente temporada’’.
• Jerome Bettis, nativo de Detroit, recibió la llave de la ciudad de manos del alcalde Kwane Kilpatrick. El running back de los Steelers está siendo homenajeado con la “Semana de Jerome Bettis’’. ‘’Jerome es un ejemplo de lo que un chico con un sueño en Detroit puede lograr con trabajo duro y determinación’’, aseveró Kilpatrick.
• Las entradas para el partido más importante del football estadounidense subieron de precio otros $100 este año, elevándose de $600 a $700.
No obstante, dichas entradas están agotadas y sólo se encuentran en diferentes páginas de internet a precios entre $2,500 y $3,000.
• Los boletos para el primer Super Bowl oscilaron entre $6 y $12, y el Coliseo de Los Ángeles no se llenó.