Deportes

Muhammad y Laila los grandes ausentes


Xavier Araquistain

Desde Cancún, México
Enviado Especial END
El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) intentó batear para 1,000 puntos en la organización de este magno evento deportivo y especialmente del boxeo, pero por algunas razones no pudieron estar presentes los casi 100 ex-campeones y campeones invitados a esta reunión. Los grandes ausentes fueron el legendario Muhammad Alí y su bella hija Layla, actual campeona mundial.
Oscar de La Hoya, Zab Judah, Larry Holmes, Michael Carvajal, Luis “Lumumba” Estaba, Soon Wang Hong, Marco Antonio Barrera, Erick Morales, Héctor “Macho” Camacho y Guty Espadas, entre otros, no pudieron estar presente en el evento de lujo. Por Nicaragua no asistió Ricardo Mayorga, y aunque no supimos si había sido invitado, creíamos que estaría aquí por su condición de campeón actual de las 154 libras, del CMB.
En mujeres, las campeonas Sharon Anyos de Australia, Jackie Navas, de México, quien venció a la norteamericana Kelsey Jeffries en la velada, las mexicanas Ana María Torres y Laura Serrano sobresalen en el evento, no sólo por sus logros en el ring, sino por su belleza.
Chávez, el más aplaudido
Destacando que la mayoría de personas que viven este evento son de nueva generación, el boxeador más aplaudido y también el más inaccesible para los medios fue Julio César Chávez, pues los jóvenes de Cancún tiene aún en sus memorias la trayectoria del gran JC, quien no destaca exactamente por ser el más amable para entrevistas, fotos o firmas de autógrafos.
La distinción del más querido de los presentes fue para Rubén Olivares, quien siempre es sonriente, amable, amigo y no le niega nada a nadie.
El más bullicioso campeón en Cancún es, sin duda alguna, Roberto “Manos de Piedra” Durán, quien por donde pasa deja huellas, por la amistad con la gente.
En el cierre del evento el CMB entregó placas, trofeos y reconocimientos a todos los campeones presentes. Sin duda, este evento ha sido una experiencia inolvidable, y como tal dijera don José Sulaimán “creo que reunir a tantos campeones y a tanta gente importante en un solo lugar, difícilmente se podrá repetir, pero el CMB echará los restos para superar esta edición con la venidera”.