Deportes

“Ahora es personal”


Xavier Araquistain

Desde Cancún
Enviado Especial END
Mientras Rosendo Álvarez esperaba viajar hacia Panamá, donde debe cumplir con la fase final de sus entrenamientos de cara a la pelea del próximo sábado ante Eduardo Pacheco, aseguró que nadie más que él quiere la pelea contra “El Travieso” Arce, aunque reconoció que ahora la motivación es otra: desquitarse los golpes que él y su séquito le propinaron de forma alevosa al finalizar la pelea contra Adonis Rivas.
“Siempre he querido esta pelea, pero ahora que me han asegurado que será en abril, en Las Vegas, voy a prepararme con todo, voy a echar los restos por conseguir la mejor preparación posible para noquear a “El Travieso”, pues ahora más que nunca estoy convencido de que no podrá conmigo”.
“De remate se le ocurrió llegar a la esquina de Adonis dizque a felicitarlo y me dijo que yo soy el que sigue, pero cuando le dije que sí, que ahora seguía yo, quiso pasarse de vivo y me dio un golpe de derecha en la barbilla, lo que nunca imaginé que haría, ahora ya inició la guerra y todas me las va a pagar sobre el ring”, sentenció Rosendo.
Y aunque Arce llegó a disculparse, Rosendo no cree que lo haya hecho de corazón, sino simplemente porque la gente del CMB se lo aconsejó, pues a criterio de Álvarez, el mexicano es tan poco inteligente como para que su cerebro le haya permitido pensar en disculparse.
“Con esa actitud, Arce me demuestra lo bruto que es. Sólo a él se le ocurre hacer lo que hizo, golpearme al descuido y como pandilleros me atacaron, pues un grandulón me agarró de los brazos y otro aprovechó para darme una patada en la espalda. Que se cuide Arce, pues al ring va a subir solo y allí me cobraré el acto cobarde que hizo”, dijo, aún molesto, Álvarez.
Rosendo, quien junto a su esposa, Ana Francis, se trasladó a Panamá para la pelea del sábado en el Figali Convention Center, aseveró que peleará en la categoría de las 115 libras, contra el colombiano Pacheco, como parte de su preparación para el esperado combate contra Jorge Arce, del cual se dice que está programado para el ocho de abril, en Las Vegas, aunque por el corte sufrido por el azteca podría ser trasladada para finales de ese mes, en el mismo escenario.