Deportes

Sorprenden al Barcelona


Zaragoza/EFE
El Real Zaragoza bajó del pedestal al Barcelona, tras derrotarle 4x2, con dos goles de Diego Milito y dos de Ewerthon de Souza, en La Romareda y cortar la impresionante racha del conjunto que dirige el holandés Frank Rijkaard, el cual llevaba 18 partidos consecutivos logrando la victoria, aunque la eliminatoria quedó abierta y se decidirá en el Nou Camp.
Zaragoza y Barcelona jugaron un partido típicamente copero con buen fútbol, goles, emoción y polémica arbitral, en el que la efectividad zaragocista en el primer periodo puso a su rival al borde del K.O., aunque la calidad del conjunto catalán le permitió lograr un resultado superable en el encuentro de vuelta.
Tal y como se inició el primer periodo, con un Real Zaragoza falto de determinación y al que le sobraban nervios y miedo, y un Barcelona dominador, que manejaba a su antojo el juego, nadie hubiera sido capaz de adivinar lo que iba a ocurrir pocos minutos más tarde.
El conjunto de Frank Rijkaard, con la defensa muy adelantada, presionaba la salida del balón de su oponente desde, prácticamente, la defensa, lo que creaba muchos problemas a los maños, que la mayoría de las veces optaban por despejes largos para no complicarse la vida. En este escenario el conjunto catalán parecía esperar con tranquilidad el momento propicio para ponerse en franquía en el marcador.
En sólo cuatro minutos
Sin embargo, a partir del minuto 20 pareció dar un paso atrás en su presión de la línea de delanteros, lo que desahogó la salida del esférico del conjunto de Víctor Muñoz, algo que supieron aprovechar muy bien sus jugadores, pues comenzaron a buscar la espalda de la zaga de su oponente con un resultado excelente. En apenas cuatro minutos, los que fueron del 23 al 27. El Real Zaragoza le endosó tres goles al equipo barcelonés, obra de Diego Milito y dos de "Ewerthon" de Souza haciendo que sus aficionados se tuvieran que pellizcar y frotar los ojos para comprobar que no estaban soñando.
Barcelona jugó unos minutos desconcertado en los que los aragoneses pudieron haber ampliado la cuenta pero un fuera de juego impidió que se pudiera comprobar. Sin embargo, y a pesar de la sensación de incredulidad en el conjunto azulgrana por lo que estaba ocurriendo, supo reaccionar bien, y en el minuto 37 el sueco Henrik Larsson acortó distancias en un cabezazo.
Tras el descanso, el dominio foráneo fue rotundo, mientras que el Zaragoza buscó la contra como método de llegar a la meta barcelonista. Por contra al primer periodo no hubo muchas opciones de marcar, pero el Barcelona aprovechó un penalti transformado por Ronaldinho en el minuto 61 para apretar el marcador.
El Zaragoza sufría mucho porque, ya con el cansancio haciendo acto de presencia, era difícil recuperar balones, pero el equipo catalán, que pareció conformarse con la derrota mínima en el tramo final, tampoco fue capaz de crear claras ocasiones de marcar. Sin embargo, en el tiempo añadido, una mano del brasileño Edmilson provocó un penalti que transformó Diego Milito y que mejora la diferencia de goles para los aragoneses, aunque la eliminatoria deberá decidirse en terreno catalán.