Deportes

El villano que se convirtió en héroe


Carlos Alfaro

Al concluir el cierre del séptimo inning la lluvia de críticas no cesaban para el jardinero central del equipo de Chinandega, Ambiorix Concepción, quien había botado una pelota bateada por Norman Cardoze y el juego se empató a 4 carreras.
“Él llegó llorando y todos le dimos nuestro apoyo y lo instamos a que hiciera algo grandioso con el madero, ya que con el guante no pudo”, dijo el mentor Jorge Fuentes.
Llegó el turno al bate del entonces villano, y sin especulaciones, sobre el primer lanzamiento de Jairo Pineda, retornó la ventaja al equipo de Chinandega, esta vez para no perderla jamás, luego de su monstruoso cuadrangular por el jardín central.
“No sabemos cuando lloró más, si al cometer el error o al emocionarse por convertirse de “villano en héroe”, dijo el relevista Boanerges Espinoza.
Fue un momento para la historia. La manera tan increíble de cómo un jugador se reivindica con un solo swing, que posiblemente fue el de mayor importancia para Chinandega en la Serie.
“Luego del error el profesor me llamó y me dijo – tu nos has dado grandes momentos, y ahora que te sucede eso, no te vamos a abandonar. Cuenta con nuestro apoyo -, esas palabras me llenaron de aliento”, dijo Concepción.
“Al llegar mi turno al bate, nuevamente el profesor Fuentes fue donde mí y dijo: “Es el momento de hacer algo grande y confío que puedes”, ahí me sentí grande y más aún después del batazo de jonrón”, añadió el artillero.
“¿Cuántas veces habían visto eso?”, se preguntaba Oswaldo Mairena. “Para mí es la primera. De Villano a héroe, eso fue increíble”, añadió.
“Éste es un gran equipo. Hay mucha unidad y eso hace que el pelotero se sienta bien, aún en situaciones complicadas, como la mía, durante el séptimo inning”, concluyó Ambriorix.