Deportes

A la cuarta, la vencida


Melbourne, Australia / EFE
La estadounidense Serena Williams cedió ante el empuje de la eslovaca Daniela Hantuchova, por 6-1 y 7-6 (5) en la tercera ronda del Abierto de Australia, que contempló cómo su última campeona se despedía con más pena que gloria.
Hantuchova superó por primera vez en cuatro encuentros a la menor de las Williams, que desde que perdió en la cuarta ronda del Abierto de EU el año pasado, sólo había disputado hasta ayer un encuentro, en Pekín en septiembre, debido a sus problemas de rodilla y tobillo en la pierna izquierda.
La bella eslovaca venció al fin a Serena, a quien no había sido capaz de ganar un set hasta ahora. La menor de las Williams se había impuesto antes en Wimbledon y Abierto de Estados Unidos en 2002, y en Dubai el pasado año, pero en Melbourne se ha presentado sobrada de peso y su anterior poderío ha bajado en consecuencia muchos enteros.
Hantuchova se enfrentará en octavos de final con la rusa María Sharapova, que aunque había tenido problemas en la ronda anterior para doblegar a la estadounidense Ashley Harkleroad, salvando tres puntos de set en el segundo set (6-1 y 7-5), soltó el brazo y destrozó a la croata Jelena Kostanic, por un contundente 6-0 y 6-1 en 60 minutos.
La victoria de la eslovaca impide el duelo Serena Williams-María Sharapova, y con ello la repetición de la final de Wimbledon de 2004 y la del Masters esa misma temporada, en ambas con victoria de la jugadora rusa.
Mientras, la estadounidense Lindsay Davenport, primera favorita, fue una de las que más sufrió para soportar las altas temperaturas y acabar su partido con la rusa Maria Kirilenko.
El partido se disputaba en la pista Rod Laver Arena, una de las dos que poseen techo corredizo, y Davenport logró vencer finalmente por 6-4, 4-6 y 6-2, pero durante el encuentro necesitó abundantes bolsas de hielo para mitigar el fuerte calor que obligó a los organizadores a detener el juego en las pistas exteriores.
Davenport pidió tiempo extra al final del segundo set para cambiarse de ropa, y ese intervalo sirvió para tomar aire y cobrar nuevas energías para doblegar a la moscovita de 18 años que el pasado año ganó su primer título profesional en Pekín.
La jugadora de Palos Verdes se enfrentará ahora con la rusa Svetlana Kuztnesova, ganadora del Abierto de Estados Unidos en 2004, torneo en el que Lyndsay perdió con ‘Sveta’ en semifinales. La rusa se impuso a la italiana Mara Santangelo, por 6-3 y 6-1.
Con el techo ya cerrado, la belga Justine Henin-Hardenne se impuso a la francesa Virginie Razzano, verdugo de Conchita Martínez Granados, por 6-4 y 6-1. Y será la belga, campeona de Roland Garros, la rival de la española Virginia Ruano, que venció a la estadounidense Laura Granville, por 6-3 y 6-3.
En el cuadro masculino, el estadounidense Andy Roddick, segundo favorito, irrumpió en los octavos de final de forma contundente. Semifinalista el pasado año, el de Omaha despachó en tan sólo 82 minutos al francés Julien Bennetau por 6-1, 6-2 y 6-2.
Roddick ganó 17 de los primeros 18 juegos y acabó ganando el partido con 17 saques directos. Se ha situado en octavos sin ceder un solo set, un aviso para su próximo rival, el chipriota Marcos Baghdatis, que se impuso al alemán Denis Gremelmayr por 6-2, 6-1 y 6-2
En un maratón de tres horas y 47 minutos, el francés Fabrice Santoro, el jugador más veterano de los que quedan en el cuadro, con 33 años, sobrevivió al intenso calor y venció al argentino Gastón Gaudio, por 6-3, 6-2, 5-7, 1-6, 6-4 al borde de la extenuación.