Deportes

Cae un “grande” en Australia


El argentino Juan Ignacio Chela acabó, este jueves, en la segunda ronda del Abierto de tenis de Australia, con las esperanzas de Lleyton Hewitt, cabeza de serie N.3 y finalista en 2005, de convertirse en el primer australiano que conquista el torneo en 30 años.
En un partido que se transformó en pesadilla para Hewitt, el argentino, 58º jugador mundial, sancionado el año pasado por escupir al australiano durante el partido de tercera ronda que disputaban, se vengó esta vez derrotándole por 6-4, 6-4, 6/7 (8/10), 6-2.
“Ésta es la mayor victoria de mi carrera. El es un gran luchador y en Australia, frente a todo este público, fue algo muy especial. Es un gran jugador”, declaró Chela.
En tres horas y 23 minutos, Chela consiguió eliminar al mayor cabeza de serie que cae por el momento en Melbourne, donde Hewitt nunca ha conquistado el título. Ningún tenista local ha ganado el Abierto de Australia desde que Mark Edmondson lo hiciera en 1976.
Hewitt, ganador del Abierto de Estados Unidos en 2001 y de Wimbledon en 2002, no empezó muy bien la temporada: perdió en su ciudad natal, Adelaida, y luego en Sydney.
El australiano, con molestias en el tobillo izquierdo, había logrado superar su déficit de forma física para derrotar en cinco sets al checo Robin Vik el martes en su partido inicial.
De nuevo el esfuerzo fue sobrehumano para Hewitt frente a Chela, en la calurosa noche de Melbourne que le exigió un gran desgaste físico.
“Este momento es un poco decepcionante. Probablemente me duela durante unos días”, declaró Hewitt, según el cual sus molestias en el tobillo durante el tercer set le hicieron cambiar su forma de moverse por el court.
“Básicamente tuve que cambiar todos mis movimientos por esas molestias. En cada golpe tenía que abrir mucho más mi movimiento hacia cada lado y tenía que apoyarme todo el tiempo en el pie derecho. Si me apoyaba en el izquierdo, estaba muerto”, explicó.
Los cinco servicios que le quebró el argentino y los 15 puntos de ‘break’ que él le concedió le hicieron perder los dos primeros sets. Las cosas no mejoraron mucho para Hewitt en la tercera manga, en la que fue atendido por su dolor en el tobillo y regresó desconcentrado a la cancha.
Pero, finalmente Hewitt ganó el set en el ‘tie-break’ por 10-8, aunque pronto se evaporó la euforia. Perdió su servicio al empezar la cuarta manga y Chela terminó ganando el partido con un golpe largo al fondo de la cancha.
Chela se tomó la revancha de 2005, cuando el australiano lo derrotó después de hacerle perder los nervios con sus gritos. Enfurecido, el argentino le escupió al cambiar de lado y tuvo que pagar 2.000 dólares de multa.