Deportes

Después de Adonis, Palacios y Nerys


Martín Ruiz

Mientras Adonis Rivas acelera su preparación para el combate de revancha titular contra el mexicano Jorge “Travieso” Arce, el 28 de febrero, Juan Palacios y Nerys Espinoza estarán buscando coronas el próximo mes de abril. Ayer a mediodía, Rosendo Álvarez informó a través del programa Play Off que el próximo 6 de febrero llegará al país un emisario japonés para firmar el contrato de la pelea por título mundial de las 105 libras, que se efectuará en Japón, durante el mes de abril, y no el 11 de febrero, a como se había previsto. Será la segunda oportunidad para Palacios, después que perdió por decisión el 19 de octubre de 2002 ante el mexicano José Antonio Aguirre, en Villahermosa, Tabasco. Desde entonces, Palacios ha ganado ocho peleas y acumula 20 triunfos contra dos reveses.
Nerys Espinoza tenía previsto disputar el título minimosca con el japonés Go Onaga, el 4 de febrero, pero los promotores del combate pospusieron la pelea para el mes de abril, en vista de que el invierno ha sido crudo y ha afectado la preparación del campeón. Rosendo dijo que se está negociando otra pelea por título mundial para un púgil pinolero de la categoría pluma, pero que se dará a conocer cuando haya un arreglo sólido.
Respecto al futuro inmediato del campeón mundial supermosca de la FIB, Luis Pérez, Rosendo indicó que estará peleando en Estados Unidos, pero no se ha determinado la fecha en que se enfrentará al ruso Dmitri Kirlov. Sin embargo, se espera que sea en el mes de marzo, que salga airoso y que se consiga la pelea de unificación con Fernando Montiel, campeón en la OMB, y podría ser en la misma velada en que Ricardo Mayorga defienda contra Oscar De La Hoya. Álvarez peleará el 4 de febrero en Panamá, ante un colombiano, pero antes estará en la esquina de Adonis en Cancún, donde participará también en las actividades del CMB. Rosendo estará atento al combate, porque ya está determinado que de ganar Jorge Arce, la pelea mandatoria será contra el nica, que está ansioso por enfrentar al azteca “para callarle la boca”, ya que desde hace rato lo ha retado.