Deportes

Ejecutivos de MLB en Cuba


Esto.com
Dirigentes de las Grandes Ligas norteamericanas se encuentran en La Habana para tratar el asunto de la participación cubana en el Clásico Mundial de béisbol.
La presencia de los directivos, confirmada por OEM, no ha tenido repercusión en los medios estatales cubanos, ni hasta el momento autoridades deportivas de la isla se han referido a ello.
El vicepresidente de la Major League Baseball (MLB) para Operaciones Internacionales, Paul Archey, viajó a esta capital acompañado de su subalterno Italo Zanzi, Vicepresidente de Negocios para América Latina y Mercado Hispano, de la llamada Gran Carpa.
Consultado telefónicamente en el hotel capitalino donde se aloja, Zanzi dijo no estar autorizado para dar declaraciones a la prensa sobre las conversaciones que se han llevado a cabo, ni tampoco identificó a los representantes cubanos con quienes se han encontrado. Informó que este miércoles en la mañana regresarían a los Estados Unidos.
Los directivos de las Grandes Ligas enfrentan una carrera contrarreloj toda vez que, según el programa previo, las inscripciones oficiales cerrarán dentro de una semana con la entrega del róster de 60 jugadores que podrá quedar definido en 30 hasta 24 horas antes del comienzo del torneo, el 2 de marzo.
Hace cuatro semanas el Departamento del Tesoro de los EU denegó la participación del equipo caribeño, al considerar que el pago que recibiría por ello violaba la ley del embargo norteamericano al gobierno de Fidel Castro, el cual en respuesta anunció su disposición de donar ese dinero a los damnificados del huracán Katrina en Nueva Orleáns, en busca de opciones para salvar la invitación de los campeones olímpicos y mundiales.
La Habana, tradicionalmente crítica hacia la MLB, ha calificado de "ética" la posición de la organización del béisbol rentado estadounidense y de la Asociación de Jugadores, respecto a la posible participación antillana.
Archey, número dos de la MLB y principal organizador del Clásico, había indicado antes de viajar que en una semana o dos se decidiría si se reemplaza a Cuba en el certamen, mientras estaban a la espera de que el gobierno de EU conteste a la nueva solicitud que hicieron el 22 de diciembre, en la cual se establecía que la delegación cubana no recibiría pago.
Analistas no esperaban que las autoridades norteamericanas aceptasen la propuesta cubana, sin embargo, especulaban que en la agenda de Archey podrían estar otras variantes "aceptables", quien escucharía directamente del lado cubano si se avanzaba en el anterior asunto de la exigencia de otras condiciones, como la garantía de que el Departamento de Estado cumpla con la entrega de todos los visados que se soliciten para la delegación caribeña.
El veto a la presencia de Cuba ha provocado malestar en el mundo del béisbol, más cuando se trata de un deporte que intenta que el Clásico le sea un aliado en su campaña para regresar al programa olímpico, de donde fue excluido, junto al softbol, el 6 de julio pasado por el Comité Olímpico Internacional.
El Clásico Mundial es organizado por las Grandes Ligas y la Asociación de Jugadores de Estados Unidos con el respaldo de la Federación Internacional de Béisbol (IBAF). Tiene cuatro grupos: China, Taipei, Japón y Corea del Sur jugarán en Tokio; Estados Unidos, México, Canadá y Sudáfrica lo harán en Phoenix; República Dominicana, Venezuela, Italia y Australia, en Orlando, y Holanda, Puerto Rico, Cuba y Panamá, en San Juan de Puerto Rico.