Deportes

Traspasan a Patterson a Baltimore


Baltimore, EU / EFE
La proyección de ser uno de los jugadores del futuro dentro de los Cachorros de Chicago se acabó para el jardinero Corey Patterson, quien ayer fue traspasado a los Orioles de Baltimore, donde quiere tener un nuevo comienzo como profesional.
El cambio les costará a los Orioles la entrega a los Cachorros de los jugadores de ligas menores: el campocorto Nate Spears y el lanzador zurdo Carlos Pérez.
A cambio reciben a un jugador que todavía no ha desarrollado todo su potencial como profesional, pero que ha mostrado grandes condiciones para hacerlo.
Patterson, de 26 años, logró .252 de promedio de bateo con 70 jonrones en partes de seis campañas en las mayores con el equipo de Chicago, después de hacer 589 apariciones en el campo.
El nuevo jardinero de los Orioles fue elegido por los Cachorros como primera selección del sorteo aficionado de los Cachorros en 1998.
Una lesión inoportuna de rodilla que sufrió en la mitad de la temporada del 2003 le cortó su mejor rendimiento después que había logrado .298 de promedio de bateo con 13 jonrones.
Después de recuperarse, la pasada temporada jugó 126 partidos con los Cachorros, pero se quedó con sólo .215 de promedio de bateo y 13 cuadrangulares en 111 salidas como titular.
Su bajo rendimiento obligó a los Cachorros a enviarlo para las ligas menores, con el propósito que recuperase su "swing", y después de 24 partidos volvió al primer equipo.
Al margen de la baja producción con su bate, Patterson tampoco se sintió muy a gusto por la manera como lo trataron los aficionados de los Cachorros en el Wrigley Field. Pero quizás el factor que desencadenó la salida definitiva de Patterson de los Cachorros fue la llegada de los nuevos refuerzos de los jardineros Juan Pierre, de los Marlins de Florida y Jacque Jones.
Mientras que con los Orioles, Patterson puede tener el espacio y las oportunidades necesarias para reencontrarse con su mejor juego y rendimiento, junto a profesionales como el dominicano Miguel Tejada, quien ve con buenos ojos el refuerzo.