Deportes

Sólo una corona ganó Baldomir


NUEVA YORK / La Opinión.— Resulta que pese a su victoria, el argentino Carlos Baldomir no es el campeón indiscutible de peso welter.
El púgil, que derrotó al campeón Zab Judah el sábado en la noche, sólo ganó el campeonato del Consejo Mundial del Boxeo (CMB), ya que nunca pagó las tarifas que cobran tanto la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), como la Federación Internacional de Boxeo (FIB), para sancionar los combates por sus títulos.
Baldomir, de 34 años, ganó por decisión unánime después de 12 asaltos. Sin embargo, al terminar la pelea y en una conferencia de prensa, dijo que no quería pagar las otras tarifas.
“Mi premio es de sólo 100 mil dólares. Si les pago a cada uno de ellos el porcentaje requerido, me hubiera quedado sin nada”, dijo el boxeador la madrugada de ayer.
Ron Scott Stevens, Presidente de la Comisión Atlética del Estado de Nueva York, dijo que no estaba al tanto de que Baldomir no había pagado a las dos asociaciones.
“Nadie supo hasta después de la pelea que no se habían pagado las tarifas a la AMB y a la FIB”, dijo Stevens.
“Don King anunció en la conferencia de prensa que era una pelea de unificación... y todos creíamos que así era hasta que Baldomir hizo sus comentarios después del enfrentamiento”, añadió.
Baldomir, quien era el primero en las clasificaciones del CMB y retador obligatorio del organismo, mejoró su foja que ahora es de 42 victorias, nueve derrotas y seis empates. El sábado fue visto ganador por 115-113 por el juez Guido Cavallier, 115-112 por Melvina Lathan y 114-113 por Julie Lederman.
Judah vio descender su foja a 34-3. El neoyorquino había ganado sus cuatro peleas anteriores, incluida una contra Cory Spinks el 5 de febrero en la que recuperó su título del CMB.
Baldomir sorprendió a Judah con un derechazo en la barbilla al inicio del séptimo asalto.
“Después del séptimo asalto, ya sabía que había ganado”, dijo Baldomir.
En el décimo, ambos chocaron cabezas accidentalmente, lo que dejó al campeón con un corte sobre el ojo derecho, pero dijo que nunca pensó que iban a detener la pelea.
Judah, de 28 años, admitió que ese asalto había sido decisivo. “Me preparé bien, pero me sorprendió con un buen golpe en el séptimo. Fue limpio, pero me hizo daño”.
Por su parte, Baldomir dijo que estaba listo para su próxima pelea.
“Quiero [enfrentar] a [Floyd] Mayweather u a Oscar De La Hoya”, señaló.

Carlos soportó de todo

Cuando el referí Arthur Mercante hijo terminó de dar las indicaciones previas al combate, Judah lanzó un derechazo al muslo de Baldomir, lo que le valió una severa reprimenda.
“Él [Judah] sabía que estaba mal mentalmente, y no me sorprendió, sino por el contrario, lo esperaba así; de hecho no tengo nada que reprocharle”, indicó el campeón argentino.
Baldomir estremeció a Judah con un gancho de derecha al mentón, al comienzo del séptimo capítulo. Judah respondió sujetando dos veces las piernas del argentino, y huyó del castigo durante el resto del asalto, para evitar mayores daños a consecuencia de los certeros jabs de izquierda y derecha que el sudamericano lanzaba.
En el décimo asalto, el campeón sufrió una cortada sobre el ojo derecho, tras un choque accidental de cabezas.
“Después del séptimo round sabía que había ganado y no le puse mucha atención a los cortes que fueron puros cabezazos”, dijo el argentino de 34 años. “Los choques fueron accidentales, y nunca temí que pararan la pelea, pese a que yo sangraba mucho. Mi esquina se hizo cargo de mí”’.
En los últimos segundos del episodio final, Baldomir levantó los brazos en señal de triunfo.
“No tengo excusas”, dijo Judah, de 28 años. “Pero mi promotor [Don King] me desconcertó. Toda la semana estuve haciendo su trabajo de promoción de la pelea, realizando presentaciones en todos lados. Estuve bien preparado, pero recibí un buen golpe en el séptimo”, puntualizó Judah, quien la arremetió en serio contra King.