Deportes

Tres coronas en juego


En lo que será la primera gran cartelera del año, hoy sábado en el legendario Madison Square Garden, el estadounidense Zab Judah enfrentará al argentino Carlos Baldomir en combate en el que habrá en juego tres coronas del peso welter.
Tras un largo reinado de dos etapas entre los superligeros (fue campeón de la FIB y la OMB) Judah se fue perfilando entre los welter y hoy en día es considerado uno de los mejores. No sólo en ese peso, sino de todas las categorías.
Judah (34-2, 25 KOs) le arrebató la triple corona (AMB, CMB y FIB) de las 147 libras a Cory Spinks en febrero del año pasado y realizó la primera defensa en mayo, cuando demolió al mexicano Cosme Rivera.
Asombrosa velocidad de piernas y manos combinada con una gran precisión son las mayores virtudes de este nativo de Brooklyn, que cuenta a boxeadores de la talla de Mickey Ward, Junior Witter, Demarcus Corley, Terron Millet y Rafael Pineda entre sus vencidos.
Baldomir: Sencillo, pero complicado
En esta ocasión, Judah se medirá ante Baldomir (41-9-6, 12 KOs), un boxeador sin grandes luces, pero con lo necesario como para complicar a más de uno.
De hecho, el argentino no ha perdido una sola pelea en los últimos años, ganando en territorios siempre complicados como Inglaterra, Dinamarca, Alemania o Italia, lo cual da una muestra bastante acabada de que no será un hueso fácil de roer para el estadounidense.
Por otro lado, Judah ya ha firmado el contrato para pelear el próximo 8 de abril nada menos que ante Floyd Mayweather Jr. -- uno de los combates más esperados de los últimos años -- hecho que, según algunos, conlleva cierta subestimación para Baldomir.
“Le daré a Baldomir sus 12 minutos de fama, porque estoy listo para noquearlo en tres asaltos. No lo subestimo, como piensan, pero soy el mejor del mundo y pienso demostrarlo”, señaló Judah en los días previos al combate.
Sin duda, el local será el favorito por amplio margen, sobre todo porque la carrera de Baldomir ha pasado desapercibida para la mayoría, incluyendo a sus propios compatriotas.
“La gente no me conoce demasiado. Pero he esperado esta oportunidad durante muchos años y estoy aquí para no desaprovecharla”, manifestó el argentino, quien tendrá en su esquina al maestro Amílcar Brusa, además de su habitual entrenador, José Lemos.
Seguramente, Baldomir intentará mantener a distancia a su rival para poder controlar las acciones, impidiendo que Judah penetre su defensa con sus habituales movimientos similares a los de una cobra. Su jab de mano derecha será, entonces, una de las claves del combate.