Deportes

Cassano llegó inspirador


El delantero italiano Antonio Cassano fue presentado oficialmente este miércoles como nuevo jugador del Real Madrid, donde lucirá el número 19, tras superar “sin problemas” la obligatoria revisión médica.
“Estoy muy emocionado y contento de vestir la camiseta más importante del mundo, la del Real Madrid”, declaró el jugador, acompañado por el vicepresidente del club, Emilio Butragueño.
“Cassano es un talento indiscutible que sabe superar la presión”, declaró Butragueño, según el cual el club merengue afronta la segunda parte de una temporada que empezó mal dispuesto a dar “triunfos y alegrías” a sus seguidores.
“Daré lo mejor de mí mismo y aceptaré ser suplente si no lo hago”, añadió Cassano, de 23 años, que admitió no encontrarse todavía en plena forma.
Según la prensa española, el Real Madrid pagó cinco millones de euros por el italiano, de 1,75 m y 73 kg, quien firmó hasta 2010 y cobrará cuatro millones de euros por año.
Es el segundo jugador que compra el Madrid desde finales de diciembre, después del brasileño Cicinho, del Sao Paulo.
En su primera rueda de prensa, Cassano desveló que cuando marque su primer gol como jugador del Real Madrid. ya tiene reservada una dedicación especial, para Alfredo Di Stéfano, presidente de honor del club que lucha por superar una delicada operación de corazón.
“Dedicaré a Di Stéfano mi primer gol. Seguro que estará en mi cabeza, así como todas las personas que me han seguido y han estado cerca para luchar porque esté aquí”, manifestó Cassano.
Además, el nuevo delantero madridista se mostró ambicioso afirmando que el Real Madrid luchará esta temporada por todos los títulos, mandando su primer mensaje al Barcelona, al que no ve tan lejos en Liga.
“Estoy más que convencido de que podemos dar alcance al Barcelona en Liga. El Real Madrid no debe tener miedo a nadie, porque es el equipo más fuerte y prestigioso, con una plantilla de jugadores que no se encuentra en ningún otro equipo. Hay que pelear por la Liga y por todos los títulos”, manifestó.