Deportes

¿Se repetirá la historia?


Martín Ruiz

Hace un año, cuando se estaba en la recta final de la Primera Liga Profesional de Béisbol, el San Fernando lucía como firme candidato a ser el segundo finalista de la Liga, para medirse con el Chinandega. Sin embargo, su cierre fue desastroso, mientras León rugió con intensidad y terminó ocupando su lugar.
No fue León el que eliminó a las Fieras, fueron ellos mismos, y Chinandega les dio el puntillazo. Al 2 de enero de 2004, San Fernando tenía balance 21-18, y León 18-21, una diferencia de tres juegos que había que sostenerla en los últimos nueve desafíos. Pero las Fieras se confiaron y fallaron.
León fue heroico en esa fase, ya que ganó ocho de nueve juegos. De ésos, cuatro triunfos fueron sobre el Bóer, tres ante San Fernando y uno ante Chinandega, el único que les venció. En cambio, las Fieras sólo ganaron cuatro de nueve juegos, y la barrida que les dio el León el 12 y 14 de enero fue decisiva, ya que se vieron obligados a echar los restos ante Chinandega, que terminó eliminándolos.
De esa eliminación, las Fieras tomaron muchas lecciones que esperan no ver repetidas. El exceso de trabajo de Julio César Ráudez hizo que no ganara juego en esa fase y más bien perdió dos desafíos. Recurrieron a lanzadores de última hora, como Rolando Paz, que sólo vino para tirar dos innings y su bullpen no era confiable. Además, la actitud de los peloteros no fue la adecuada para el momento.
Ahora han cambiado los papeles. Hay equilibrio en todos los sectores y el equipo mantiene la agresividad requerida para cerrar fuerte en lo que resta de esta fase. Ya lo demostraron en los últimos juegos con León, los que dividieron en grandes faenas.
A las Fieras le faltan siete juegos en el calendario, dos con Chinandega, tres con el Bóer y cierran con el León. Los metropolitanos tienen ocho juegos por realizar, entre los que están dos con el Bóer, dos con las Fieras, pero hay cuatro con Chinandega, equipo que es difícil de doblegar.
Aunque los metropolitanos tienen el mismo espíritu combativo y la motivación para pelear nuevamente por la clasificación, existen “pequeños detalles” interiores que podrían afectar al club. Uno de ellos es la dirección. Noel Areas siempre le transmite confianza a sus peloteros, pero las ausencias de Hubert Silva y Yáder Delgado pueden influir. La relación no es la misma con estos técnicos, que con César Hernández y Francisco Santiesteban, con los que se ha tenido algunas diferencias.
Omar Cisneros hace cálculos con su balance 25-22 contra el 22-24 del León. Él sabe que ganando unos cuatro o cinco juegos puede significar su clasificación. Sería alcanzar 29 a 30 victorias, que obligaría al León a repetir lo del año pasado. León tendría que ganar siete o los ocho juegos, y sería para empatar.
Y esa lucha comienza desde hoy, cuando las Fieras se trasladen a Chinandega para medirse a los Tigres, que tienen anunciada la reaparición de Vicente Padilla. El León recibe al Bóer, confiando en una victoria sobre los capitalinos, que perdieron todo su ímpetu, aunque no se confían por alguna inesperada rebelión. Para ello tienen listos los brazos de Devorn Hansack, Aristides Sevilla, Julio Villalón y el mismo Freddy Corea.
¿Se repetirá la historia del año pasado?
Es difícil, las Fieras están dispuestas a no dejar escapar la ventaja adquirida.