Deportes

Desafíos en la pista


Emir Alfaro

El atletismo pinolero enfrentará un año de muchos retos en este 2006, con fuertes eventos que exigirán un máximo esfuerzo de los atletas, quienes intentarán mejorar lo hecho el año pasado.
Primero está el torneo de los Juegos Centroamericanos, para el cual se harán varios chequeos de los preseleccionados iniciando este fin de semana.
Luego viene el reto de los Centroamericanos y del Caribe, donde sobre todo los lanzadores tienen opciones de quedar entre los primeros ocho y avanzar a una segunda ronda. Y habrá que esperar lo que podría hacer el maratonista Cristian Villavicencio y varios chavalos en las pruebas de fondo.
También están los campeonatos que organizan las federaciones internacionales, como los Centroamericanos mayores, juveniles e infantiles, luego los Panamericanos, CA y del Caribe, Iberoamericano y el Mundial, donde siempre hay participación nica.
La prioridad, tomando en cuenta que se harán dos torneos del istmo, debiera ser recuperar terreno perdido, pues en los últimos eventos no pasamos del cuarto puesto.
Para eso se cuenta con una buena preselección, la mayoría juveniles, que espera tener este año un verdadero apoyo, ya que la mayoría de las veces son ellos quienes se encargan de su propia preparación y estar en condiciones.
El año pasado los logros fueron pocos, pero algunos fueron muy importantes, sobre todo en cuento a récords se refiere.
Entre los registros nacionales que se mejoraron sobresalen los tiempos manuales de Denis Gutiérrez en 100 metros planos de 10.4, siendo el récord nacional electrónico los 10.7 de Roberto Guillén. Además está el 15.7 de Miguel Quezada en 110 metros con vallas, y en mujeres María Auxiliadora Lacayo logró dos, en 100 metros planos con 12.1 (manual) y en 110 con vallas con 16.65 electrónico.
En algunas pruebas se mejoraron tiempos nacionales, pero a nivel del área estamos bastante lejos de competir por los primeros puestos. Inaly Morazán mostró progresos en salto con pértiga subiendo de 2.20 a 2.40 este año, y en otra prueba donde hay fuerte lucha es en lanzamiento de martillo, con Marisol Zeledón y Karen Álvarez, quienes se “turnaron” para botar sus propias marcas dejando el récord en 31.42.
La marchista Glenda Úbeda mejoró los cinco mil marcha con 27:13.4 en abril y en mayo lo dejó en 26:42.61. En los 10 mil metros, en el Panamericano Juvenil de Windsor, Canadá, impuso récord con 52:58.56. Para terminar con los récords nacionales, los relevos estuvieron muy bien, con récord en el Centroamericano Mayor en 4x100 con 48.87, siendo el equipo Mayra Álvarez, Jessica Aguilera, María Auxiliadora Lacayo y Henriette Guadamuz.
En los 4x400, nuevamente Henriette Guadamuz, la “Chilo”, y las somoteñas Yubelkis Caso y Jessica Aguilera mejoraron con 3:46.81 en el CA de Costa Rica.
Pero los chavalos también hicieron su trabajo con récords nacionales juveniles de Carlos Abaunza en 100 planos (manual), Dimas Castro en 5 y 10 mil metros, Nitzar Sandoval en 3 mil con obstáculos, Léster González en 400 con vallas, Carlos Baldizón en salto alto, Elvis Jiménez en pértiga, Ramiro Sandoval en salto largo, Iván Blandón en 10 mil marcha, Erasmo Ramírez, en relevo 4x100, y en mujeres Henriette, Aldy Villalobos, Inaly, Marisol Zeledón, Glenda Úbeda en relevo 4x100.