Deportes

¿Quién se impondrá?


Martín Ruiz

Mientras el San Fernando y León están enfrascados en una feroz batalla para ser el segundo finalista de la II Liga Profesional de Béisbol, los peloteros Wilson Batista y Michael Cañizares tienen su propio duelo por la conquista del título de bateo.
Fieras y Leones están repitiendo el cierre de la primera edición de la LNBP, pero la disputa del galardón ofensivo tendrá un sabor especial, distinto al que hubo a inicios del año pasado, cuando Adolfo Matamoros tomó vuelo y se proclamó campeón de bateo con promedio de .378, que constituye un reto para los bateadores de este torneo.
Lo de Matamoros fue espectacular, y consiguió una ventaja inusual de 71 milésimas respecto al segundo, que fue Ofilio Castro (.307), quien superó por un pelo a Freddy Chévez.
Ahora la diferencia entre los aspirantes al título de bateo es mínima y cada juego determinará sus opciones.
Batista es líder de bateo, con promedio de .349, al conectar 61 hits en 175 turnos oficiales al bate. Cañizares está 4 diez milésimas atrás (.345), por sus 60 hits en 174 turnos. Ambos están jugando sin la presión de una clasificación. Ya Chinandega está en la Final y el Bóer sólo cumple su calendario, razones que liberan a ambos jugadores para cada turno a tomar.
A primera vista, el paracorto Batista luce favorito para imponerse en la disputa por el título de bateo, especialmente por su velocidad y tacto, que le permiten apuntarse imparables dentro del cuadro. En cambio, Cañizares depende de los batazos de largo alcance para asegurar el hit, es más lento en su desplazamiento y su frecuencia de ponches es mayor que el dominicano.
Así como existe el atractivo del título de bateo, Batista tiene el reto de coronarse con un promedio récord, el que podría conseguir si en los próximos ocho juegos batea para .563. Eso sería si batea 18 hits en 32 turnos. Se trata de consumir 4 turnos oficiales y promediar un poco más de dos imparables por juego. Si lo consigue, podría resumir 79 hits en 207 turnos, y promedio de .382. Menos turnos y más hits también podrían elevar considerablemente su porcentaje.
Batista y Cañizares deben robarse la atención de las actuaciones individuales, más por esa lucha por el bateo, ya que el tercero en la lista es el cubano Michael Abreu, quien promedia .319, a una distancia estimable del líder, pero que tiene opciones de pelear las coronas de jonrones (12), en lo que es líder y carreras empujadas (36), en que sigue a Batista (40).