Deportes

Sao Paulo es tricampeón


YOKOHAMA, Japón / AFP
Sao Paulo, campeón sudamericano, se proclamó campeón del mundo de clubes de fútbol al derrotar 1-0 al Liverpool, campeón europeo, en un partido disputado en el estadio de Yokohama, en Japón, que estuvo marcado por el gol de Mineiro en el minuto 27 de la primera parte.
El club brasileño, de esta manera, obtiene por tercera vez este trofeo, después de las dos anteriores de la Copa Intercontinental, mientras que a la entidad europea se le sigue resistiendo el título, tras 113 años de historia.
"Nos basamos en el juego colectivo. Y la victoria, por tanto, es colectiva. Lo más importante en el fútbol es el resultado, y Sao Paulo mereció el título", se felicitó el entrenador sudamericano Paulo Autuori.
"Jugamos contra un gran equipo y, por ello, esta victoria tiene todavía más valor. Mis jugadores estuvieron psicológicamente fantásticos", siguió destacando Autuori.
En cambio, el entrenador español del Liverpool, Rafa Benítez, que se mostró muy crítico con la actuación arbitral, dijo que hubieran merecido ganar. "Lo hicimos todo, pero no conseguimos los goles. ¿Qué más se puede hacer?", se preguntó Benítez.
El árbitro, el mexicano Benito Armando Archundia, llegó a anular tres goles al equipo inglés en la segunda parte. "Quiero demostrar respeto por el otro equipo y sus merecimientos, pero estoy enfadado por la forma como el árbitro perdió el control del partido", se quejó el técnico español para quien, al menos uno de los tres tantos, era válido.
"Disparamos 21 veces, lanzamos 17 córners y dos tiros al poste. Estoy descontento por el resultado, aunque muy satisfecho con el equipo por el encuentro que disputaron. Concedimos el gol por un error y luego controlamos la mayor parte del partido", resumió Benítez.
Ante unos 70.000 aficionados en una fría noche, los jugadores del Liverpool se enfrentaron a su mala suerte con una ocasión tras otra sin conseguir anotar. Durante este tiempo, el Sao Paulo rechazaba el juego aéreo y lanzaba sus contra ataques mortíferos.
Benítez hizo hasta cinco cambios respecto a la semifinal ante el Deportivo Saprissa costarricense (3-0), con el doble goleador Peter Crouch, Djibril Cisse y John Arne Riise en el banquillo de entrada.
Los "Reds" tuvieron más la posesión de la pelota, pero los paulistas resultaron más peligrosos con las incursiones del lateral derecho Cicinho, visto como el sucesor de Cafú, y Amoroso delante.
El Liverpool hubiera podido abrir el marcador en los primeros cinco minutos, cuando el capitán Steven Gerrard puso un balón en la cabeza del español Fernando Morientes, quien cabeceó fuera.
Poco después, un aficionado invadió el terreno de juego y obligó a interrumpir el encuentro unos tres minutos. Harry Kewell y Gerrard dispusieron de buenas oportunidades, pero fue el brasileño Mineiro quien aprovechó su ocasión en el 27, cuando recogió un pase de Aloiso y deslizó el balón dentro de la red del español José Manuel Reina, quien impedía que se fuera ampliando un récord en el club.
Otro español, Luis García, respondió pronto con una pelota al travesaño, y el Liverpool lo intentó todo durante la segunda mitad.
El experimentado guardameta paulista Rogerino Ceni salvó una espectacular falta ejecutada por Gerrard, en una de las muchas acciones del portero, las cuales mantuvieron la ventaja brasileña hasta el final.
Antes, en el mismo estadio Yokohama, el Deportivo Saprissa, campeón de la Concafaf, había obtenido el tercer lugar al batir 3-2 al saudita Al Ittihad, campeón asiático.