Deportes

Histórico triunfo de los “morados”


Japón / AFP
El Deportivo Saprissa costarricense, campeón de la Concacaf, jugará en semifinales contra el Liverpool inglés, después de ganar 1-0 al Sydney FC australiano, en partido de cuartos del Mundial de Clubes, disputado este lunes en la ciudad japonesa de Toyota.
El centrocampista Christian Bolaños marcó el gol decisivo a los dos minutos de la segunda parte, cuando recogió un balón con el pecho y lanzó un disparo con la derecha que hizo inútil la estirada del portero, Clint Bolton.
Bolaños se emocionó tras el tanto y rompió a llorar cuando sus compañeros lo fueron a abrazar.
"Es el gol más importante de mi carrera, y se lo dedico a mi padre que falleció hace un mes, y a mi madre y mis hermanos", dijo Bolaños, emocionado.
La semifinal contra el Liverpool se jugará el jueves en Yokohama.
Los "Reds" llegaron ayer por la mañana a Japón y no hicieron apenas declaraciones sobre sus posibles contrincantes antes de ir a ver el encuentro al lujoso hotel donde están hospedados.
El entrenador del Saprissa, Hernán Medford, estuvo muy mesurado en sus declaraciones. "Estoy muy contento porque el Saprissa ha hecho historia esta noche. Ha sido un partido muy complicado, pero lo superamos, y ahora estamos listos para seguir adelante y enfrentarnos al Liverpool".
Con la política de enrolar solamente a jugadores de nacionalidad de Costa Rica, el Saprissa se ha convertido en un gigante regional bajo las órdenes de Jorge Vergara, y esta victoria ya se puede considerar como la más importante conseguida en toda su historia.
Bolaños, el prometedor valor “tico” asume el momento con humildad. "Me lo tomo con calma, es un paso importante para mí y mis compañeros. Esto me motiva para seguir trabajando".
En cambio para el Sydney, que cuenta con menos de un año de vida, el aprendizaje continúa. Ahora, se jugará ante el campeón africano Al Ahly, de Egipto, la quinta plaza, aunque no podrá contar con el defensa Alvin Ceccoli, expulsado en el minuto 81 por propinar una patada al portero del Saprissa, José Porras.
El Sydney contó con sus mejores posibilidades en la primera media hora de partido. A los cuatro minutos, el delantero Dwight Yorke envió un potente disparo desde lejos, el cual se fue por poco por encima del larguero.
Los australianos pudieron contener al Saprissa en estos primeros 45 minutos, y únicamente el costarricense Randall Azofeifa dispuso de una oportunidad para marcar.
Pero en la segunda mitad, ambos equipos se abrieron y se pasó a un ritmo frenético. Gabriel Badilla estuvo a punto de devolver a la vida al Sydney cuando en el minuto 73 desvió con la cabeza un balón que estuvo a punto de colarse en su propia puerta.
Los futbolistas de la capital San José, que poseen 23 títulos de Liga en su país, soportaron una importante presión en el último cuarto de hora, incrementada por el favor del público local con los australianos.
La otra semifinal la disputarán, el miércoles, el Sao Paulo brasileño y el Al Ittihad saudí, que venció el domingo al egipcio Al Ahly por 1-0, en el otro partido de cuartos.