Deportes

El “clásico” sigue sin goles


Emir Alfaro

La falta de concentración de los atacantes estelianos a la hora de definir y la oportuna intervención del arquero diriambino Denis “El Pulpo” Espinoza, permitió a los Caciques del Diriangén salir con un empate sin goles en el juego de ida de la Final del Torneo de Apertura 2005.
Denis se convirtió en figura de los Caciques, que llegaron con un esquema altamente defensivo al estadio Independencia, mientras el Real Estelí buscó de todas maneras los goles, pero éstos nunca llegaron.
Las acciones iniciaron con un “Tren del Norte” a toda máquina, presionando en sólo el pitazo inicial, con Rudel Calero y Denis Rocha como hombres de ataque, sumándoseles los argentinos Víctor Sánchez y Néstor Holweger, sobre todo en jugadas a balón parado.
Un cabezazo de Holweger que pasó por encima de la portería mostró las intenciones del Real Estelí en los primeros dos minutos, pretendiendo un triunfo que los dejara en ventaja para el juego de vuelta, pero los Caciques aguantaron la presión esteliana con una media cancha poblada, a veces con seis jugadores, dejando a Carlos Novoa solitario en el ataque.
Sorprendió ver al Diriangén con tres defensores como Milton Bustos, Hevel Quintanilla y Silvio Avilés, con Heber Villalta un poco adelantado en el centro, mientras Remy Venegas, Miguel Cruz, Luis Carballo, Ismael Reyes y Roberto Chanampe colmaban la media.
En el otro sector, el “Tren” dejó a Elmer Mejía y Jaime Crisanti controlando las acciones en la media cancha, enviando balones a Víctor Sánchez, quien debía combinarse con Rudel y Rocha en busca de los goles.
Ante la presión del Estelí, el arquero Denis Espinosa demostró ser uno de los mejores jugadores en su posición al atajar por lo menos tres balones en jugadas claras de gol, la primera en disparo de “El Chamuco” Rocha, y una de Rudel. En otras ocasiones la suerte acompañó a los Caciques, ya que los delanteros norteños no lograron definir en jugadas claras como una de David Martínez en el segundo tiempo luego de un tiro libre que pegó en la barrera y el balón le quedó en sus botines frente al marco, pero lo envió fuera.
Una vez más, el “clásico” nacional, ahora en otra final, terminó sin goles, pero el dominio esteliano fue claro y viajarán al Cacique Diriangén con la ventaja de que no permitieron anotación y para ganar el título es suficiente un empate con cualquier cantidad de goles.