Deportes

Seis reyes tras una corona


Tokio / EFE.-
Los seis reyes continentales del planeta fútbol se enfrentarán a partir de hoy en Japón en el Campeonato Mundial de Clubes, torneo recuperado por la FIFA para sustituir desde ahora a la tradicional Copa Intercontinental.
El centro mundial ha dejado de ser una cuestión de dos equipos, que por tradición futbolística correspondía a los campeones de Europa y Sudamérica.
A partir de ahora entran también en liza las potencias del fútbol emergente de las confederaciones de Asia (AFC), África (CAF), Oceanía (OFC) y la que engloba a Norteamérica, Centroamérica y Caribe (Concacaf).
El Liverpool de Inglaterra, actual vencedor de la Liga de Campeones de la UEFA, tratará de conquistar el único trofeo que le falta.
A pesar de haberse proclamado en cinco ocasiones campeón de Europa, el conjunto británico sólo participó en dos intercontinentales (1981 y 1984), que culminó con sendas derrotas.
Todo lo contrario le sucede al Sao Paulo de Brasil, poseedor de la última Copa Libertadores, que buscará en Japón hacerse con su tercer título mundial, después de los que lograra en 1992 y 1993.
Los encargados de desafiar a estos dos grandes del fútbol serán el Deportivo Saprissa de Costa Rica, el Sidney de Australia, el Al Ahly egipcio y el Al Ittihad de Arabia Saudí.
El telón se abrirá hoy en el Estadio Nacional de Tokio con el derbi árabe, entre los campeones de África, Al Ahly, de El Cairo, y de Asia, Al Ittihad.
El vencedor de este partido se enfrentará el próximo miércoles al Sao Paulo, que como el Liverpool, entra en el campeonato directamente en las semifinales.
Poseedor de 82 títulos nacionales y continentales, el conjunto cairota se ha olvidado prácticamente del amargo sabor de la derrota, puesto que lleva sin perder los 55 partidos que ha disputado los últimos 17 meses.
La selección de Arabia saudí, rival de España en el Mundial de Alemania, se provee de más de la mitad de la plantilla del Al Ittihad.
Mañana lunes entrarán en acción el Deportivo Saprissa y el Sidney en el estadio de Toyota, en el sureste del archipiélago japonés.
El campeón de la Confederación de Norte, Centroamérica y Caribe, más conocido como el “monstruo morado”, por el color que luce su camiseta y el dragón de su escudo, se caracteriza por nutrirse únicamente de jugadores costarricenses.
El conjunto del técnico, Hernán Medford, se hizo con el billete para Japón al imponerse en la final continental al Pumas de la UNAM del ex madridista Hugo Sánchez.
Su rival en el camino hacia las semifinales, el Sidney, es probablemente el equipo más joven de las ligas profesionales.
El vencedor de este duelo sin precedentes se enfrentará en semifinales al Liverpool el próximo viernes en el estadio de Yokohama.
La gran final se disputará el domingo en ese mismo terreno de juego, escenario en el que Brasil se coronó hace tres años pentacampeón del mundo