Deportes

Caciques a defender título


Emir Alfaro

Apoyados por la historia, la tradición y su casta, los Caciques del Diriangén se miden hoy por la tarde, en el estadio Independencia, al Real Estelí, uno de los rivales más complicados en los últimos años, contra quienes han disputado las finales de los torneos de 2002-2003, 2004 y Apertura 2004-2005.
El sabor extra de esta final es la rivalidad cultivada con los años, sumado a que ambos encierran las mejores definiciones del fútbol nacional: rapidez, control de la media cancha, seguridad en la defensa, atacantes con olfato goleador, técnicos exitosos, arqueros seguros, sin duda lo mejor del fútbol local.
Entre ambos se reparten los títulos desde el 2002-2003, cuando el Real Estelí se recuperó de una derrota 0-1 en el primer juego para ganar 3-0 de local. Luego, en la Apertura de 2003, un empate sin goles y la victoria 1-0 le dieron al Tren del Norte otro título, sumando otro en el Clausura 2004 cuando se impusieron 1-0 y luego empataron sin goles.
Diriangén volvió al trono en el Apertura del 2004-2005, al empatar sin anotaciones y ganar 1-0 con Arturo Barragán convirtiéndose en el héroe de los diriambinos, un 5 de diciembre en el Independencia.
Los encuentros más recientes de éstos dos “grandes” se dieron en el Clausura, cuando el Diriangén se impuso en la semifinal 1-0 y empataron 1-1, pasando a la final los Caciques.
En este campeonato, Real Estelí se impuso 2-1 en el juego de la primera vuelta y empataron sin goles en la segunda, reafirmando que ambos equipos cuentan con las mejores defensivas del torneo, y que en los “clásicos” casi siempre hay pocos goles.
Pero no se puede vivir sólo de historia, porque cada partido es diferente.
Para el juego de hoy, el Diriangén tratará de marcar de cualquier manera, ya que el gol de visitante ahora sí cuenta, y podrían asegurar un buen resultado con un empate con varios goles.
La presencia de Rudel Calero por el Estelí, no intimida a la tropa de Mauricio Cruz, quien tendrá a Emilio Palacios, Carlos Novoa y Miguel Sánchez como piezas claves, sin olvidarse del pequeño Remy Vanegas, quien fue el héroe de la clasificación a la final.
Otoniel Olivas, “maquinista del Tren”, cuenta con un equipo valioso, no sólo por el costo de la planilla, sino por el valor de cada jugador en el terreno. Los argentinos Néstor Holweger y Víctor Hugo Sánchez le dan cierta tranquilidad, pero ellos solos no hacen un equipo.