Deportes

Bryant no lo es todo


Los Ángeles, EEUU / EFE.- El escolta Kobe Bryant siguió su ascenso de figura indiscutible dentro de la NBA al conseguir establecer la mejor marca individual en lo que va de la nueva temporada con 46 puntos.
Pero también, como ya es habitual para el líder de los encestadores de la NBA, su equipo Lakers de los Ángeles no pudo capitalizar esa producción individual y perdió en la prórroga por 102-96 frente a los Nets de Nueva Jersey.
Bryant, de 27 años, líder de los encestadores de la NBA con promedio de 34,1 puntos, estuvo imparable durante la segunda parte al anotar 38 puntos, para permitir que los Lakers remontasen una desventaja de 18 tantos.
Pero la defensa de los Nets entendió que si querían ganar el partido tenían que hacer todo lo posible para que Bryant, como sucedió en la primera mitad, no tuviese el balón o lo recibiese incómodo para que sus tiros a canasta no fuesen efectivos.
Al final la estrategia funcionó a la perfección porque Bryant se quedó con sólo un punto en los cinco minutos de la prórroga, y fue el que consiguió desde la línea de personal.
Bryant falló 22 tiros de campo de los 36 que completó, incluidos 4 de 12 triples, y 14 de 16 desde la línea de personal, después que en la primera parte anotó sólo siete puntos, demostrando, que su juego individual no es solución ni garantía de triunfo.
El entrenador de los Nets, Lawrence Frank, al quedarse sin los hombres altos por faltas personales, no tuvo más opción que sacar una alineación de hombres bajos con Jason Kidd, Vince Carter, Jeff McInnis y Jacque Vaughn, y el resultado vino a ser perfecto.
"El partido fue una gran prueba en muchos aspectos para todo el equipo", comentó Frank. "La fuerza mental de olvidarse de todo lo que había sucedido en el tiempo reglamentario y centrarnos en la prórroga en la defensa de Kobe para conseguir la victoria fue algo que sólo un buen equipo puede hacer".
Bryant reconoció el buen trabajo que habían realizado los Nets en la prórroga, al definirlo como algo "sencillo" porque supieron ejecutar bien las jugadas.
"Todo lo contrario de lo que nosotros hicimos, aunque era algo simple", destacó Bryant. "Los Nets le dieron el balón a Jason y le dejaron que tuviese libertad para moverlo".
Bryant dijo que no está centrado para nada en las marcas personales e individuales, sino simplemente en ayudar al máximo al equipo.
"No me interesan los puntos que anoto, simplemente se que tengo que hacer mi trabajo y ayudar a que el equipo y mis compañeros sean cada día mejor y ganadores", señaló Bryant.
Sin embargo, hasta ahora Bryant no ha podido conseguir esos dos objetivos porque ni los Lakers juegan un buen baloncesto de equipo, ni tampoco ha hecho mejores a sus compañeros de lo que fueron el año pasado.
Todo lo anterior quedo reflejado en la nueva derrota que los dejó con marca perdedora de 5-7, la peor de la División del Pacífico.
El escolta estrella de los Lakers ha conseguido 30 o más puntos en nueve de los 12 partidos disputados, incluidos tres en los que superó la barrera de los 40, con 42,43 y 46, respectivamente, pero la imagen de su equipo no es la mejor ni tampoco la que hasta el momento ha proyectado el entrenador Phil Jackson en su segunda etapa.