Deportes

Beckett no se presiona


La última gran adquisición de los Medias Rojas de Boston, el abridor Josh Beckett, dijo que su paso por los Marlins de la Florida formaba ya parte del pasado y ahora estaba listo para conseguir formar parte de la rotación estelar de su nuevo equipo.
Tampoco le preocupa que tenga que cambiar su número 21 de la camiseta que llevaba con los Marlins, porque en Boston ese número está reservado para el legendario Roger Clemens.
Nada de eso le interesa, lo único que acapara la atención y el interés de Beckett es hacer su mejor trabajo para conseguir ganarse un puesto entre los cinco mejores lanzadores del equipo.
Su trayectoria profesional y la marca que tuvo el año pasado no dejan ninguna duda de que los Medias Rojas confían en Beckett para que pueda consolidar su potencial de abridor estelar, que además alcance el máximo de desarrollo como profesional y les dé toda la ayuda que buscan para su rotación.
Beckett la pasada temporada logró marca ganadora de 15-8 en los 29 partidos que lanzó, con 58 bases por bolas, 166 ponches y 3,38 de promedio de efectividad.
“Puedo ponerme el uniforme que quieran y que me den”, comentó Beckett, quien reconoció que admira y le gustaría ponerse el número que llevó su ídolo y también tejano, Clemens. “Cualquier cosa está bien para mí”.
Beckett, que ofreció una teleconferencia desde su rancho, el cual se ubica en Texas, dijo que lo único importante era que estaba feliz por haber llegado a un gran equipo como los Medias Rojas.
El lanzador estelar de 25 años fue traspasado el jueves por los Marlins, que también incluyeron en la operación al tercera base boricua Mike Lowell y al relevista dominicano Guillermo Mota.
“Estoy ante una nueva etapa de mi vida y carrera profesional, y debo mirar al futuro como un gran reto en todos los aspectos”, destacó Beckett.
“Llegar a Boston no será un problema para mí”, comentó Beckett, que en la Serie Mundial de 2003 fue nombrado Jugador Más Valioso (MVP) después que los Marlins lograron su segundo título del “Clásico de otoño”.
“No tengo problemas con la presión, ni con los duelos que se puedan dar entre los Yanquis de Nueva York y los Media Rojas”, comentó Beckett. “Ya he jugado cantidad de partidos entre todos los equipos”.
Beckett se convierte en el segundo abridor estelar que los Medias Rojas consiguen en el día de “Acción de Gracias” o “Thanksgiving”, después que en 2003 ficharon a Curt Schilling, de los Cascabeles de Arizona, para que al año siguiente lograsen el título de la Serie Mundial.
“Mi objetivo es que pueda estar al ciento por ciento físicamente, sin problemas de ampollas en los dedos de la mano de lanzar y completamente recuperado del hombro derecho.
“He conseguido una gran fortaleza en todos mis músculos, y estoy listo para el reto”, señaló Beckett. “Quiero demostrar todo lo que puedo hacer desde el montículo”.
Beckett puede acogerse a la figura de la mediación salarial y conseguir este año un salario entre cuatro y cinco millones de dólares, para luego convertirse en agente libre a partir de la temporada de 2007.