Deportes

Otro festín del Barça


Madrid / EFE
El Barcelona sigue su racha imparable, y con un festival de grandes goles al Racing (4-1) sigue al frente del fútbol español, mientras que un empate agónico ante la Real Sociedad salvó ayer la continuidad del brasileño Luxemburgo como entrenador del Real Madrid.
Barcelona y Osasuna, único que aguanta el pulso con el equipo de Rijkaard, comandan la clasificación con 28 puntos en 13 partidos. Ambos han puesto una considerable ventaja de cinco puntos sobre sus perseguidores: Villarreal, Sevilla y Celta. El Real Madrid ya está a seis puntos de la cabeza, lo mismo que el Valencia.
El Camp Nou volvió a ser el santuario del mejor fútbol. Superado el susto al fallar Ronaldinho un penalti en los primeros minutos, que detuvo el portero israelí del Racin Dudú, el Barcelona fue paulatinamente calentando motores hasta ofrecer otro recital de juego y excelentes goles.
Al filo del descanso, Eto’o anotó su duodécimo tanto de la temporada en una gran jugada personal. El propio camerunés sirvió muy bien en el 52 para que la nueva joya del fútbol argentino, Messi, se estrenara como goleador en la Liga con otra bella acción individual.
Ronaldinho, que hoy será proclamado mejor jugador del mundo con el trofeo ‘Balón de Oro’, enmendó su falla anterior al transformar una pena máxima cometida sobre él mismo.
El festín goleador continuó con el brasileño Sylvinho para refrendar que el Barcelona vive uno de los mejores momentos de su historia: suma ocho victorias consecutivas (2 en Liga de Campeones) y ha marcado 34 goles por sólo 12 recibidos.
Toda la frescura y espectáculo que exhibe el Barcelona se torna en nerviosismo e imprecisión en el Real Madrid, cuyo empate agónico en el campo de la Real Sociedad (2-2) ha salvado la continuidad de Luxemburgo, pero no ha disipado las muchas dudas sobre su rendimiento, agravado por las lesiones de Ronaldo y Raúl.
Un dudoso penalti de Roberto Carlos a Nihat fue convertido por Xabi Prieto poco antes del descanso, y los nubarrones no podían ser más negros para el Madrid cuando De Paula hizo el segundo de la Real.
Sin embargo, una reacción agónica en prácticamente un minuto (entre el 86 y el 88) dio el empate al Real Madrid con goles de Raúl Bravo y Zidane, de gran volea. Las tablas salvaban la cabeza del entrenador y abrían una pequeña rendija de esperanza.
Sin hacer mucho ruido, pero con una envidiable efectividad (ha ganado los siete partidos en casa) el Osasuna sigue el pulso con el Barcelona. Ayer sufrió mucho, pero al final superó al Alavés por 3-2.
Nené abrió la cuenta para los visitantes ya en la segunda parte, el serbio Milosevic igualó para los locales y el triunfo quedó sellado para el equipo del mexicano Aguirre con los posteriores tantos de Puñal, de penalti, y el marroquí Moha. El australiano Aloisi firmó el segundo e insuficiente del Alavés.
El Villarreal truncó la buena racha del Deportivo al ganar a domicilio por 2-0 y situarse tercero en la clasificación. Un golazo de Riquelme abrió el camino completado con el segundo del también argentino Sorín.
El Celta, ahora cuarto, sufrió el sábado un revés al perder 2-0 con el Valencia, que se engancha al grupo de los aspirantes a la Copa de Europa. Villa, siempre con buen olfato de gol, y el brasileño Fabio Aurelio plasmaron el éxito valencianista.
El Sevilla tampoco cede. Ayer dejó en una situación muy delicada al Zaragoza al imponerse 0-2 con goles del argentino Saviola y el brasileño Alves.
Otro equipo en alza es el Getafe, que superó al Málaga por 3-2 y mantiene el sueño de cazar una plaza en la UEFA. El equipo de Schuster se rehizo al tanto de Nacho y remontó con dos goles de Paunovic y, entre ambos, uno en propia meta de Gerardo.