Deportes

Sigue el luto entre ingleses


El ex campeón mundial de rally Richard Burns, único piloto inglés en alcanzar esa corona, falleció en la noche del viernes a los 34 años de edad a causa de un tumor cerebral, informaron sus familiares este sábado en una nota oficial.
Burns había sido sometido a una delicada intervención quirúrgica en abril pasado para retirar el tumor, pero no logró recuperarse y murió el viernes, rodeado por sus amigos y familiares.
Su última carrera había sido en 2003, cuando aún encabezaba las posiciones en el campeonato mundial de rally. Poco después, fue obligado por los médicos a abandonar las carreras después de desmayarse al volante en un viaje a Gales, donde debía participar de una prueba automovilística.
En la nota, sus familiares recordaron que “desde el inicio de la enfermedad Richard sabía que sería difícil superarla, y sin embargo la enfrentó con bravura y buen humor”.
El piloto se sometió a intenso tratamiento y logró dejar el hospital en 2004, pero a inicios de este año su salud se deterioró rápidamente. La operación que le practicaron en abril le permitió mantenerse activo.
“Pero no habría milagros y en los últimos días se encontraba en estado de coma”, revelaron familiares.
Burns había saltado al estrellato al convertirse en el más joven campeón inglés de rally 1993, al volante de un Subaru. Posteriormente participó en el campeonato Asia-Pacífico, antes de llegar al campeonato mundial en la temporada de 1998 con un Mitsubishi, al lado del finlandés Tommi Makinen.
En 1999, en su segunda temporada y ya de retorno a Subaru, ganó tres carreras y fue segundo colocado, clasificación que repitió en 2000 antes de conquistar la corona mundial en 2001 luego de un electrizante duelo con el escocés Colin McRae.
En 2002 Burns firmó contrato con Peugeot y terminó segundo en el campeonato mundial pero no pudo ganar ninguna carrera ese año. En total, disputó 105 pruebas del Campeonato Mundial de Rally, y ganó 10 de ellas.