Deportes

Exhibición de fútbol


Madrid /EFE -Barcelona se llevó con autoridad el gran clásico de la Liga española, dio un baño histórico (3-0) al Real Madrid y en una noche de gran inspiración del brasileño Ronaldinho, del argentino Leo Messi y del camerunés Samuel Eto'o, ganó bien y se quedó cerca de la famosa goleada (0-5) de la época de Johan Cruyff. Iker Casillas evitó un desastre mayor.
El Bernabéu se rindió a la evidencia. Y aplaudió a modo de homenaje, el gran fútbol de su rival, especialmente el tercer golazo del Barcelona, marcado por Ronaldinho. El Barcelona puso todo el fútbol de la noche.
El holandés Frank Rijkaard y su tropa le dieron un repaso en toda regla al Madrid. Pasó por encima del equipo del brasileño Vanderley Luxemburgo como una apisonadora. El Barcelona fue más que el Madrid en todas sus líneas. Sólo Iker, soberbio, salvó al Madrid de un resultado escandaloso, como aquel 0-5 de la década de los años 70, con Cruyff al frente.
Frank Rijkaard ahogó al Madrid. Con una presión agobiante. Ronaldinho, Eto'o y Messi, deleitan, pero también aprietan. Esa es la gran lección de la noche para Luxemburgo y su Real Madrid. Por detrás, Edmilson, Deco y Xavi también pelean, pero sobre todo rebañaron todo el balón que circuló por su zona. Ahí, en esa zona naufragó el inglés David Beckham, el uruguayo Pablo García anduvo perdido y encima el Madrid nunca logró sacar el balón con claridad.
Samuel Eto'o y Ronaldinho fueron claves. Pero Leo Messi no le anduvo a la zaga. Eto'o, tras escuchar insultos, improperios y gritos de todo tipo, pisó el área con firmeza y tras un arreón de Messi, que cuenta en su motor una velocidad de crucero, mandó el balón a la red. Era el 0-1.
Eto'o se fue a una esquina a celebrarlo. Se golpeó el escudo varias veces con la mano, presumiendo de azulgrana. Ha sido el club que le ha dado una oportunidad y posiblemente el club que le convierta algún día en el mejor jugador del mundo.
Dominó el Barcelona, pero se recreó tanto en el toque, que se olvidó de dar más trabajo a Iker. De ese carrusel de juego de fantasía, destacó el recital que dio Ronaldinho. Salgado no pudo hacer nada en el uno contra uno.
Casillas sacó una mano increíble a los 45 minutos justo antes del descanso. El tiro era de Samuel Eto'o. El balón iba dentro, pero Iker hizo el milagro. Del Madrid, no hubo noticias. Ronaldo, desaparecido en combate, Robinho, sin rumbo, y sólo Raúl puso ardor guerrero a la historia.
En el segundo tramo, Xavi Hernández tomó el mando. El Madrid nunca tuvo el balón. Y el discurso fue el mismo. Toque, transición, fluidez y buen juego de todo el Barcelona.
El Madrid perdió a Raúl por lesión a los 58 minutos. Salió Guti. Y un minuto después, Ronaldinho firmó un gol de bandera. Encaró en la banda a Sergio Ramos, primero, luego a Helguera y culminó su eslabón con un gol que esta vez no pudo sacar Iker.
Necesitaba ese gol el Barcelona, que ya comenzó a aprovecharse de su velocidad al contragolpe. El Real Madrid se partió en dos.
En pleno festival azulgrana, apareció de nuevo Ronaldinho para rubricar otro gol y enmarcar. Ahí se acabó el partido. Un 0-3 rotundo en suma, que seguro va a levantar polémica hasta el miércoles que visita el Lyon el Bernabéu en Liga de Campeones.