Deportes

Scorpion, la sensación


Mariano López

La historia futbolística del equipo de fútbol de Chinandega, Scorpion, vive un momento tan dulce, que los chinandeganos seguidores del balompié están disfrutando. Este equipo, que fue llamado quince días antes de que iniciara la temporada 2005-06, se ha convertido en la gran sensación de la etapa clasificatoria que finalizará el próximo domingo.
Después de transcurridas 17 jornadas, los chinandeganos coquetean con la posibilidad de meterse a la Semifinal del Torneo de Apertura, hazaña que sólo un equipo de ascenso ha logrado en 72 años de tradición futbolística pinolera. El único equipo que logró esta proeza fue el América de 1985, que no sólo clasificó a la semifinal, sino que también se alzó con el título de Campeón Nacional ese año.
El Scorpion acumula 28 unidades que lo ubican en el cuarto lugar en la tabla general de una etapa regular que clasificará a los cuatro primeros lugares, los que disputarán el boleto a la final. Scorpion supera por cuatro puntos al Walter Ferreti (24), que tiene un partido pendiente, el que jugará mañana miércoles contra el equipo de Bluefields.
El elemento fundamental que ha llevado hasta estas instancias al club naranjero ha sido el trabajo eficaz, fervoroso y apasionado de un colectivo de jóvenes que ama la camiseta, y que los ha llevado a ser grandes protagonistas de un certamen al que no eran invitados especiales, ya que en la final de la Segunda División fueron superados por el América, que ya quedó eliminado de esta etapa.
Aunque la estrella principal de este grupo es Samuel Wilson, la revelación, no sólo del equipo, sino del torneo, es el joven atacante Adrián Morales, quien lleva nueve dianas anotadas que lo certifican como un feroz rompe-
rredes. Pero el mérito no sólo es de estos dos destacados baluartes, sino que también sobresalen figuras fundamentales como el argentino Gabriel Alejandro Ávalos, el volante Alex Alonso y el delantero Mario Estrada, quienes empujan al ataque al Scorpion.
Esa voracidad que muestra el Scorpion de la media cancha hacia arriba se debe al gran trabajo de una zona defensiva, que a ratos luce impasable, la experiencia y seguridad que transmite el ex Parma Eustace (Makelele) Martins, la solvencia del central Clístenes Hernández y la buena labor de marcación de los laterales Rodbel Donaire y Denis Castellón; y el complemento del trabajo de recuperación de Ramón Castellón, más el crecimiento bajo los tres palos que ha tenido el meta Marcos Landeros han hecho del Scorpion un equipo que amenaza con meterse a una fiesta a la que no estaba invitado.
“El éxito que hemos alcanzado se debe al trabajo de conciencia que hemos hecho con los jugadores. Les señalamos que pese al éxito obtenido debemos mantener los pies sobre la tierra y ver cada partido como si se tratase de una final. Es cierto que hemos causado muchos revuelos, pero no nos conformamos, nuestra meta es la semifinal”, comentó el ingeniero Luis Somarriba, Presidente de la Junta Directiva del Scorpion.