Deportes

Por un cupo en el Mundial


Varias selecciones tratarán hoy de dar el primer paso de cara a la clasificación para el Mundial de Alemania 2006, cuando se realicen los juegos de ida de la fase de repechaje que involucran a países como España, Uruguay, Trinidad y Tobago, República Checa y Noruega.
La selección española afronta su primer asalto al Mundial, en un partido de máxima tensión donde esperan a Eslovaquia con la intención de lograr un 2-0 que les asegure el juego de regreso en Bratislava.
La selección de Luis pone en juego su crédito. Pero no sólo el suyo. También el del fútbol español. El de sus jugadores, el de sus técnicos, el de la Liga española, el de una competición que se encuentra más débil que nunca ante el avance meteórico de la Premier inglesa.
Por su parte Uruguay, con los dientes apretados, chocará con una Australia desesperada por clasificar a un Mundial por primera vez en las últimas tres décadas, en partido de ida por el repechaje Sudamérica-Oceanía, que se disputará hoy en el mítico Estadio Centenario de Montevideo.
El entrenador uruguayo Jorge Fossati, manifestó que la intención es “ganar, más allá del resultado”, aunque prefiere “un 2 a 0 que un 3 a 1, pero así ganemos 1 a 0, habremos dado un paso fundamental”.
Fossati dijo estar “con la adrenalina de siempre antes de cualquier partido. Eso sí, hay que agregarle un gramito o dos demás, ya que se trata de una final”.
En tanto, las selecciones de Trinidad y Tobago y Bahrein chocarán en el primer partido de la respesca mundialista entre la Concacaf y Oceanía, a disputarse en el estadio Hasely Crawford, en Puerto España, con revancha la semana próxima en Manama.
El choque, de características inéditas, abriga dos escuadras que nunca alcanzaron la fase final de un Mundial. Los trinitarios, dirigidos desde el pasado abril por el holandés Leo Beenhakker, intentaron en 11 ocasiones llegar a una cita ecuménica desde 1966 cuando comenzaron a competir en las fases previas, tres años después de afiliarse a FIFA.
En otro juego, Noruega recibe a República Checa en Oslo, con los checos contando con el regreso de su estrella Pavel Nedved, apareciendo como favoritos por pasado y presente.
Los checos terminaron segundos del grupo 1, tras liderar gran parte del camino y ceder al final frente a Holanda, mientras que los noruegos jamás pusieron en jaque a Italia en su llave 5 de eliminatorias europeas.