Deportes

Confirman a Guillén y Cox


Nueva York, EU / EFE -Como se esperaba, el venezolano Ozzie Guillén, de los Medias Blancas de Chicago, culminó su brillante temporada siendo nombrado ayer como el Manager del Año, en la Liga Americana, mientras que el veterano Bobby Cox, de los Bravos de Atlanta, lo ganó en la Nacional.
Guillén, de 41 años, que logró 99 triunfos con los Medias Blancas, no tuvo rival en la votación al recibir 17 votos para el primer lugar, cinco para el segundo y cinco para el tercero que lo dejaron con 105 puntos.
Eric Wedge, de los Indios de Cleveland, fue segundo con 71 puntos; Joe Torre, de los Yanquis de Nueva York, tercero, al recibir 43, y la gran sorpresa fue el ver en el quinto lugar a Mike Scioscia, de los Angelinos de Los Ángeles, que sólo sumo 7 puntos, por detrás de Ken Macha, de los Atléticos, que quedó en cuarto lugar con 21.
Los Medias Blancas, que no eran favoritos en la División Central, lideraron la Liga Americana con 99 victorias.
Guillén no solamente mantuvo a los Medias Blancas ante el empuje de los Indios al final de la temporada regular, sino que obligó a la prensa de Chicago y el resto de los Estados Unidos a darle la cobertura que le robaron los Cachorros de Chicago todo el año.
El primer manejador venezolano en un equipo de Grandes Ligas llegó a los Medias Blancas para ocupar el puesto dejado vacante por Jerry Manuel, que también ganó el premio del Manager del Año en 2000, siendo el quinto que lo consigue en la historia del equipo.
Guillén, que se convirtió en el primer manager latinoamericano que gana una Serie Mundial, fue el tercero que ha recibido el premio del Mejor del Año, después que se lo dieron al dominicano Tony Peña, con los Reales de Kansas City, en el 2003, y a Felipe Alou, con los Expos de Montreal, en 1994.
Si Guillén dominó en la votación de la Americana, en la Nacional, Cox se quedó a sólo dos votos para el primer lugar de ganar el premio de manera unánime.
Cox, que guió a unos desmejorados y rejuvenecidos Bravos de Atlanta a su decimocuarto título de división consecutivo, recibió 28 votos para el primer lugar y cuatro para el segundo para 152 puntos.
El veterano Tony LaRussa, de los Cardenales de San Luis, fue segundo con 52 puntos, y Phil Garner, de los Astros de Houston, el equipo rival de los Medias Blancas en la Serie Mundial, quedó tercero al recibir 38 puntos.
Tradicionalmente ignorado, aunque ya ganó tres premios de Manager del Año, Cox utilizó a 18 novatos para ganar la difícil División Este a los Filis de Filadelfia, Marlins de Florida, Mets de Nueva York y el sorprendente Nacionales de Washington.
Cox ganó por segundo año consecutivo el premio, y se convirtió en el primero en la historia de las votaciones de la Asociación Americana de Cronistas que cubren el béisbol de las Grandes Ligas, que lo consigue.
El veterano manejador de los Bravos ya había ganado el premio en la temporada de 1985, cuando estaba con los Azulejos de Toronto, en 1991 con los Bravos y el año pasado también con el equipo de Atlanta.
Cox se convierte en el segundo manejador en la historia del béisbol profesional que gana el premio cuatro veces como lo hizo LaRussa, mientras que se une a Dusy Baker, de los Cachorros de Chicago, como los dos únicos que se lo han dado con un equipo del viejo circuito.