Deportes

Tergat vence en la raya de meta


Nueva York / EFE -El keniano Paul Tergat, plusmarquista mundial de maratón (2h04:55), debutó en Nueva York con una angustiosa victoria conseguida en la misma raya de meta sobre el vencedor del año pasado, el sudafricano Hendrick Ramaala, con un tiempo de 2h09:30.
En el mismo segundo que Tergat cruzó la línea Ramaala, con quien el recordman mundial sostuvo un bello codo con codo en los tres últimos kilómetros. El tercer lugar fue para el estadounidense Mebrahtom Keflezighi, subcampeón olímpico en Atenas, que llegó 24 segundos después a la meta.
La letona Jelena Procopcuka ganó la carrera femenina --y el consiguiente premio de 130.000 dólares-- con un tiempo de 2h24:41, relegando al segundo puesto a la keniana Susan Chepkemei, que por tercera vez en los cuatro últimos años se ve privada de la victoria en los últimos metros.
Chepkemei no pudo aprovechar la ausencia de la británica Paula Radcliffe (que la batió por sólo tres segundos el año pasado) y cedió en el último kilómetro ante la mayor frescura de Procopcuka. Llegó a la meta 14 segundos después. El tercer puesto fue para la etíope Derartu Tulu, que hizo un tiempo oficioso de 2h25:21.
Desde que en 1994 el mexicano Germán Silva batió a su compatriota Benjamín Paredes por sólo dos segundos (2h11:21 por 2h11:23), nunca en 36 ediciones de la carrera neoyorquina se había dado un margen victorioso tan estrecho, inferior a un segundo como en este caso.
La primera mitad se cubrió en 1h04:57, con el irlandés Mark Carroll a la cabeza y los favoritos muy atentos en el grupo delantero, en el que viajaba también el español Toni Peña (1h04:58).
Meb Keflezighi se mostró ambicioso hacia el kilómetro 35, pero la carrera fue controlada en su fase decisiva por Ramaala, que defendía título, y Tergat, que nunca había probado en Nueva York.
Ramaala lo intentó en los dos últimos kilómetros, pero Tergat aguantó todos sus ataques, de modo que ambos se jugaron el triunfo en un formidable pulso bajo la arboleda del Central Park. El sudafricano, con ojos desencajados, se vació en los últimos metros, pero el plusmarquista mundial aún guardaba una bala en la recámara y le batió sobre la misma línea.
La edición 36 del maratón de Nueva York colocó en la salida a 37.000 corredores y registró la curiosa circunstancia de que la vencedora de la carrera femenina cobró más que el vencedor de la masculina. El patrocinador principal, el banco holandés ING, añadió 30.000 dólares a la cuenta femenina sobre los 100.000 destinados a cada uno de los ganadores a fin de promover la participación de la mujer en la carrera.