Deportes

Regresa la cita europea


MADRID / EFE -El Barcelona, que recibe al Panathinaikos griego, y el Real Madrid, que viaja a Noruega, pueden lograr la clasificación anticipada a los octavos de final, en la cuarta jornada de la UEFA Champions League, en la que el Villarreal busca la primera victoria y el Betis afronta, contra el Chelsea, una situación límite.
Escalonados de acuerdo al nivel de dificultad, el Barcelona parece tenerlo sencillo, el Real Madrid precisa un golpe de efecto balsámico, el Villarreal romper la dinámica de empates y el Betis casi un imposible, frenar al Chelsea.
No debiera ser un gran obstáculo el Panathinaikos para un Barcelona en racha, eufórico tras golear a la Real Sociedad (5-0), y que ya debió vencer al conjunto griego en Atenas, donde empató sin goles.
Para el Real Madrid, el viaje a Trondheim es menos peligroso de lo que parecía hace unas semanas. No habrá frío polar (15 grados a su llegada a Noruega) y se topará con el peor Rosenborg de los últimos 13 años, que no ha podido repetir título de Liga por primera vez en casi tres lustros.
El brasileño Vanderlei Luxemburgo recupera, además, a Sergio Ramos, ascendido a líder desde su actuación frente al Deportivo, y posiblemente al inglés David Beckham, pero no podrá contar con el uruguayo Pablo García, lesionado, y es duda el concurso de Míchel Salgado.
El Real Madrid puede abandonar Noruega clasificado si vence al Rosenborg y el Lyon, líder del grupo, también se impone al Olympiacos griego.
El Villarreal, mientras, se juega en Lisboa gran parte de sus aspiraciones. El conjunto del chileno Manuel Pellegrini no ha sido peor que ninguno del grupo, pero tampoco ha sumado los puntos que debía como local.
Ahora, le toca recuperar terreno como visitante ante el Benfica que dirige Ronald Koeman, que dos semanas antes, en El Madrigal, dejó una buena imagen.
La misión del Betis es casi heroica. Llega el Chelsea, invicto en Inglaterra con nueve triunfos en diez partidos, y en la UEFA Champions League, donde sólo el Liverpool ha sido capaz de igualar con él.
Como el Anderlecht, que ha perdido sus últimos diez partidos en Europa, tampoco es un compañero fiable para quitarle puntos al Liverpool, el otro favorito del grupo, todo lo que no sea la victoria complicará el futuro al conjunto de Lorenzo Serra Ferrer.
La cuarta jornada, mañana miércoles, tiene otro plato fuerte, el Juventus-Bayern, del que puede salir clasificado el equipo que dirige Félix Magath.
Derrotado en Munich, el 18 de octubre (2-1) y superado el sábado pasado por el Milán (3-1), Fabio Capello precisa cambiar la racha, para que no se empiece a hablar de crisis.
El Arsenal, por último, también puede acabar la jornada con una plaza en los octavos de final, una alegría para olvidar su gris tránsito por la Liga inglesa. Le bastará con vencer en Highbury al Sparta de Praga, el colista del grupo.