Deportes

México tiene otros dos campeones mundiales


Los mexicanos Johnny González y Daniel Ponce de León, se convirtieron en nuevos campeones mundiales de boxeo en pesos gallo y pluma, respectivamente, en tanto Fernando Montiel y Hugo Cazarez retuvieron sus cinturones, en la velada que se desarrolló el sábado en el Desert Diamond Casino, en Tucson, Arizona, bajo la promoción de la empresa Golden Boy Promotions, de Oscar de la Hoya.
Las victorias de los mexicanos fueron contra rivales tailandeses, y esa barrida les permitió adjudicarse el primer trofeo del torneo “Boxing World Cup”. El trofeo de 200.000. dólares fue creado por IceLink.
Fernando Montiel venció por decisión unánime al retador tailandés Pramuansak Posuwan y retuvo su corona de los pesos gallo junior de la Organización Mundial de Boxeo, OMB.
Montiel (32-1-1) superó a Posuwan por decisión unánime con calificaciones de 114-112, 114-112, y 115-112.
Por su parte, Jhonny González venció por nocáut técnico al tailandés Ratanachai Sor Vorapin para coronarse nuevo campeón del mundo peso gallo de la Organización Mundial de Boxeo. González tumbó en dos ocasiones al tailandés en el segundo round, y una más en el sexto, pero fue en el séptimo que el árbitro Robert Byrd detuvo la pelea a los 22 segundos. González dejó su marca en 31-4 y Sor Vorapin quedó con 65-9.
Otro nuevo campeón fue Daniel Ponce de León, quien se recuperó de una caída en el segundo asalto y superó por decisión unánime al entonces invicto Sod Looknongyangtoy, para hacerse de la corona pluma junior versión Organización Mundial de Boxeo (OMB), que estaba vacante.
Las puntuaciones fueron 115-112, 115-112 y 118-109 para el mexicano. Ponce de León deja su palmarés en 27-1 y Looknongyangtoy en 25-1.
Hugo Cazarez retuvo su corona de los pesos minimosca de la OMB, al noquear al tailandés Kaicho Sor Vorapin a los 2:14 minutos del sexto asalto.
Cazarez dejó su marca en 22-3-1 después de enviar a la lona a Vorapin (17-7) para retener su corona.
El mexicano cayó en el sexto asalto, pero se puso de pie para derribar a Sor Vorapin, quien después del castigo en ese mismo episodio, se puso de pie, pero volvió a caer de rodillas para no volver a levantarse.