Deportes

¿Cambios en la dirección?


Martín Ruiz

Seis derrotas en ocho salidas, la última de ellas catastrófica ante el León, es una señal de alarma para los directivos del Bóer, que deben actuar de forma inmediata, y ya se habla de la posibilidad de que manager Luis Rodríguez pueda ser removido de su cargo.
Todos seguimos de cerca el accionar de los peloteros extranjeros en nuestra la pelota, y se le revisan sus estadísticas, al punto de que el departamento de divulgación después de cada juego hace un recuento específico de ellos. Pero también son extranjeros los managers, y la única medida que se les toma es la de los resultados de sus equipos.
El Bóer perdió el miércoles 14x1 ante el León, que es la diferencia más abultada que soporta en la pelota profesional. La pasada campaña, debutó perdiendo 14x2 ante el San Fernando, y en el camino tuvo reveses 12x0 y 13x8 ante Chinandega. Pero dirigían nicas.
Se pensaba que con un manager profesional extranjero las cosas iban a cambiar. Pero a la fecha nada ha funcionado. El Bóer, además de ser último en la tabla de posiciones, también es último en bateo colectivo, con .198, único debajo de .200, y el de peor efectividad, con 4.24, pisándole los talones al San Fernando (4.14), que tiene una victoria más. Aunque es el único equipo que no permite jonrón, es el pitcheo más descontrolado (12 wild pitch), 9 golpes y el más “bolero” (44). Anotan 25 carreras y permiten 46.
Usted observa la alineación del Bóer y se rasca la cabeza cuando ve que el primer bate Leury Bonilla batea apenas .125 y no anota, Jorge Luis Avellán promedia .241, con dos remolques y está jugando por primera vez la segunda base, Darío Delgado, que bateó 20 jonrones en liga independiente, batea .167 y empuja una, Michel Abreu tiene poder, pero batea .200, no empuja y se poncha 7 veces, casi la mitad de sus turnos (.200), Marlon Abea responde con .370, cuatro empujadas, Bárbaro Cañizares con su poder empuja 6 con 2 jonrones y batea .241, Aníbal Vega está conectando fuerte pero a terreno cubierto, promedia .136, Nemesio Porras, que lo tienen de designado y octavo, batea .250 y Sandy, que está de noveno, lo hace para .227.
Y si es el pitcheo, es un verdadero dolor de cabeza. El único confiable es Miguel Gómez, el resto es moneda al aire. Armando Hernández ha estado en subes y bajas, y ayer nuevamente fue sustituido e inscribirán a Diego Sandino, que busca reivindicación. También inscribieron a Ernesto Garay por Evert Cabrera, buscando velocidad.
Un equipo de béisbol es como una empresa. Cuando naufraga hay que hacer cambios, pero no se pueden cambiar a los 25 jugadores, sino que por lo general rueda la cabeza del manager. Hasta el momento, Luis Rodríguez no ha encontrado un line-up ganador.
Tratamos de obtener opiniones de los directivos del Bóer acerca del futuro del equipo, pero resultó imposible. Mientras tanto, el Bóer viaja a Masaya y Chinandega recibirá al León.