Deportes

Astros con ligera ventaja


Xavier Araquistain

Roger Clemens y José Ariel Contreras abrirán el primer juego de la Serie Mundial que inicia hoy a las 5:30 PM entre dos equipos que tienen “décadas de frustraciones”, Astros de Houston y Medias Blancas de Chicago.
La última vez que los Medias Blancas estuvieron en una Serie Mundial fue en 1959 cuando existían 16 equipos, ocho por cada liga, y ni se pensaba separar en divisiones las Ligas, mucho menos hablar de los comodines y de paso no existían los Astros de Houston.
Nadie se quiere quemar señalando un ganador, pero lo fácil de decir es que el pitcheo debe dominar, que difícilmente se verá algún marcador de muchas carreras porque detrás de los sólidos abridores hay buenos bullpens y ambos clubes tienen buenos rematadores.
Houston debe salir como ligero favorito porque en los puntos en donde existe desnivel a la hora de comparar, la balanza se inclina suavemente hacia los Astros. Por el otro bando, los Medias Blancas no eran favoritos ante Boston y los barrieron, igual se dijo ante los Angeles y luego de una primera derrota, les clavaron cuatro juegos en forma sucesiva.
Veo más frecuencia de bateo en los Astros con Biggio, Burke, Berman, Bagwell (será designado) que forman la fórmula “F” más Morgan Ensberg, Jason Lane, Mike Lamb y hasta Brad Ausmus se ha visto mejorado. Chicago tiene en Paul Konerko su gran cañón, más el aporte de Jermaine Dye y Joe Crede. Podsednik y el japonés Iguchi son hostigosos y necesitarán estar encendidos si pretenden ganar. A simple vista se ve mejor a Houston.
En pitcheo abridor y en defensiva están bastantes nivelados, y en velocidad Chicago se ve mejor con Podsednik, Iguchi y Uribe, pero los Astros tienen a Taveras, Burke y Biggio.
Houston tiene 44 años y Chicago 46 de no ir a una Serie Mundial desde que perdieron ante los Dodgers en 1959, con los patiblancos esperando 88 años para volver a ganar una Serie Mundial, algo que lograron en 1917 ante los Gigantes de Nueva York.
Houston sería el primer equipo que habiendo caído a 15 juegos bajo .500 en ganados y perdidos en la temporada regular, llega a coronarse campeón de su liga, igualando a los Bravos de Boston de 1914.
Si tengo que señalar a un favorito aunque sea en forma ligera, me apunto a los Astros en siete juegos para continuar el dominio de los ganadores del puesto de comodín que vienen coronándose desde el 2002 en forma consecutiva.