Deportes

Experiencia versus poder


Houston, EU/EFE.- Los fanáticos de los Astros de Houston siguen celebrando la primera visita de su equipo a la Serie Mundial en los 44 años de su historia para enfrentar a los Medias Blancas de Chicago, pero el centro de atención está puesto en los abridores del primer duelo.
La responsabilidad será para el legendario Roger Clemens, un nativo de Houston, que a sus 43 años y con siete premios Cy Young, vio cumplida su promesa de llegar a los Astros hace dos temporadas para completar su brillante carrera profesional, llevándolos a un Serie Mundial.
El "Rocket" tendrá que enfrentar mañana en el montículo del U.S. Cellular Field de Chicago, al cubano José Contreras, que ha encabezado la mejor rotación en las series previas al "Clásico de Otoño" con cuatro partidos completos consecutivos.
Clemens se presentará en el montículo con toda su experiencia y pensando que tal vez ésta si será su última Serie Mundial que dispute, mientras que Contreras quiere alcanzar la consagración con un triunfo que permita a su equipo conseguir el título de campeones.
Clemens, que va a su sexta Serie Mundial, tuvo su última aparición en 2003, cuando lanzaba para los Yanquis de Nueva York, y había anunciado que iba a ser la última como profesional, para luego cambiar de opinión y dar marcha atrás en sus intenciones de retirada, firmando con los Astros.
En esa ocasión permitió tres carreras en siete episodios en el cuarto partido de la serie ante los Marlins de Florida y se fue sin decisión, en lo que había dicho iba a ser su último partido como profesional.
Clemens ha jugado en siete partidos de Serie Mundial, con marca de 3-0 y cuatro juegos sin decisión en cinco Series, y ha acumulado 1.90 de promedio de efectividad en 47.1 innings.
Durante la pasada temporada, el "Rocket" (13-8) por primera vez en muchos años no pudo llegar a los 15 triunfos, pero no fue su culpa sino del poco apoyo que tuvo del bateo de los Astros. Sin embargo se quedó con 1.87 de promedio de efectividad, su mejor marca como profesional, y la mejor en las Grandes Ligas.
"Estoy listo para hacer mi trabajo, como el resto del equipo después de haber conseguido nuestro objetivo de llegar a la Serie Mundial", declaró Clemens. "Sabemos que podemos ganar el título, pero antes tenemos que conseguirlo en el campo".
Contreras, con 33 años, y dos de experiencia en la gran carpa, no cuenta con la trayectoria profesional de Clemens, seguro miembro del Salón de la Fama, pero es un lanzador que en sólo un par de temporadas se ha convertido en jugador clave de los Medias Blancas, uno de los equipos con el mejor staff de lanzadores de las Grandes Ligas.
Para Contreras es la primera vez que lanzará en el Clásico de Otoño, pero sus números lo respaldan. El cubano logró marca de 15-7 en la temporada regular y 3.61 de promedio de efectividad, mientras que Clemens tuvo números de 13-8 y 1.87 de promedio en el montículo.
Contreras empezó a convertirse en lanzador clave de los Medias Blancas prácticamente después del Partido de las Estrellas.
En la postemporada sumó dos triunfos, y 2.88 de promedio de efectividad en las primeras dos rondas de los playoffs.
A Contreras, que ha dominado a sus oponentes con su bola rápida, que viaja a 95 millas, también lo caracterizan sus ansias de triunfo, y en Chicago buscará darle a los Medias Blancas la primera victoria de la Serie Mundial, ante los Astros de Clemens.
"Estoy listo para hacer mi mejor trabajo y responder a la confianza que todos han puesto en mi persona, especialmente el manejador Ozzie Guillén", declaró Contreras. "Sé que los Astros han hecho un gran béisbol en las dos series previas que han ganado, pero nosotros también demostramos que merecemos estar en la Serie Mundial".
Junto a Contreras, que cubrió la ruta completa en el quinto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana que ganaron por 4-1 a los Angelinos de Los Ángeles, le seguirán Mark Buehrle, John Garland y el venezolano Freddy García, que también lo consiguieron.
Mientras que a Clemens le seguirán el zurdo Andy Pettitte, Roy Oswalt, la gran estrella en la Serie de Campeonato al ganar dos partidos ante los Cardenales de San Luis, y Brandon Backe.