Deportes

Mazzone a Baltimore


Baltimore, EU / EFE -No es muy común dentro del mundo del deporte profesional ver que el factor amistad impera por encima del poder y ganancias económicas cuando se tiene que decidir en la firma de un contrato.
Pero esto es lo que ha sucedido con el entrenador de bateo Leo Mazzone, que le dio un "no" a los poderosos Yanquis de Nueva York para firmar con los Orioles de Baltimore, donde el manejador del equipo es su gran amigo Sam Perlozzo.
Mazzone, que deja a otro gran amigo en Atlanta, el manejador de los Bravos, equipo con el que ha trabajado desde la temporada de 1979, tiene todo listo para firmar un contrato por tres años con los Orioles.
Fuentes cercanas a la negociación confirmaron a EFE que todos los aspectos fundamentales del contrato están ya ultimados y sólo faltan pequeños detalles burocráticos.
Mazzone, de 57 años, considerado como uno de los mejores entrenadores de pitcheo que hay actualmente en las Grandes Ligas, cargo que ha ocupado con los Bravos desde la temporada de 1990, sustituirá a Ray Miller, que fue el responsable con los Orioles desde el 26 de junio de 2004.
Ni nuevo vicepresidente ejecutivo de los Orioles, Mike Flanagan, ni el equipo han querido hacer ningún tipo de declaración oficial hasta el momento, ni tampoco lo ha hecho Mazzone.
Sin embargo Perlozzo, que es amigo de infancia de Mazzone y crecieron en su ciudad natal de Cumberland (Maryland), para luego ser también su padrino de boda, había manifestado que no podía darse mejor candidato para el puesto.
Antes de aceptar la oferta de los Orioles, Mazzone había rechazado la que le habían presentado los Yanquis, que buscan a un nuevo entrenador de pitcheo para que ayude al manejador Joe Torre.
Mazzone, después de haber compartido el puesto de entrenador de pitcheo de los Bravos la temporada de 1985, volvió como máximo responsable en la de 1990, cuando llegó Cox al puesto de manejador y desde 1991 el equipo ha ganado 14 títulos consecutivos de la División Este de la Liga Nacional.
Durante su responsabilidad del pitcheo, los Bravos han sido líderes permanentes en la categoría de carreras limpias permitidas dentro de la Nacional.
Pero la pasada temporada, los Bravos bajaron al sexto lugar con 3-98 de promedio de efectividad, en parte debido a los problemas de lesiones con los abridores y la falta de un cerrador de calidad en el bullpen.