Deportes

¿Recuerdan a Francisco Cabrera?


Xavier Araquistain

Hoy será el sexto juego de la serie de campeonato de la liga Nacional entre Astros de Houston y Cardenales de San Luis, gracias al batazo descomunal que disparó Albert Pujols con dos a bordo para convertir un lapidario 4x2 en un increíble 5x4 que les permitió alargar la serie. Y cuando hablo de “increíble” no es porque Pujols haya jonroneado, lo increíble es que el lanzador Brad Lidge estando a 2 strikes de ir a la Serie Mundial, retó a Pujols con un rectazo de 97 que fue devuelto como a 150 millas.
Ese batazo de Pujols pasará a la historia, y más si los Cardenales logran pasar a la Serie Mundial, aunque para ello deben ganar hoy ante Roy Oswalt y mañana ante Roger Clemens. Obviamente el batazo silenció a la bulliciosa barra de los Astros en estadio Minute Maid y nos ha obligado a buscar cuándo había sido la última vez que un juego de serie de campeonato de liga había terminado de una forma tan emocionante.
¿Ustedes se acuerdan de aquel pelotero dominicano llamado Francisco Cabrera? Pues ese señor, que no duró mucho en grandes ligas, se volvió famoso por haber conectado un importante batazo en el séptimo juego de la serie de campeonato de la liga Nacional en 1992, cuando Bravos de Atlanta y Piratas se disputaban el pase a la Serie Mundial.
Los Bravos, que habían fracasado en la Serie Mundial de 1991 ante los Gemelos de Minnesota, estaban perdiendo el séptimo y decisivo juego 2x0 en 8 entradas ante el estelar lanzador de Pittsburgh, Doug Drabek. Los Bravos llegaron a su última oportunidad y luego de anotar una, llegaron a tener las bases llenas con dos outs y el manager Bobby Cox buscó a un emergente para que bateara por el lanzador y se encontró con Francisco Cabrera, jardinero suplente dominicano.
El veloz Stan Belinda había relevado a Doug Drabek y luego de llevar a conteo completo a Cabrera, lo retó con una recta sobre el plato que Cabrera conectó de hit entre el campo corto y tercera para remolcar la del empate y la del gane, y los Bravos se coronaron por segundo año consecutivo campeones de la Nacional y avanzarían a la Serie Mundial a perder por segundo año seguido, esta vez ante los Azulejos de Toronto en 6 partidos.
Desde ese hit memorable de Cabrera hasta el inmenso cuadrangular de Albert Pujols el lunes pasado, ningún equipo había podido arrebatar un partido en series de campeonato de liga. La diferencia es que Cabrera les dio el campeonato a los Bravos, mientras que Pujols le dio vida a los Cardenales, que hoy tienen chance de empatar la serie para forzar el séptimo y decisivo mañana jueves.
Para Houston, que tiene dos oportunidades de coronarse y avanzar a su primera Serie Mundial, de ser eliminados por los Cardenales, sería el más rotundo fracaso de equipo alguno que ve escapar un triunfo estando a un out de la victoria para avanzar a su primera Serie. El batazo de Pujols le dio vida a los Cardenales y permite que todavía se juegue hoy en el Busch Stadium, el cual será demolido al terminar la temporada para dar pase, luego de 40 años, al nuevo estadio de los Cardenales.