Deportes

Clemens al gran duelo


Houston, EU / EFE.-
No podía haberse dado mejor escenario y situación que tener empatada a 1-1 la Serie de Campeonato de la Liga Nacional entre los Astros de Houston y los Cardenales de San Luis para que los abridores derechos Roger Clemens y Matt Morris suban el montículo en el tercer partido.
Si Roy Oswalt dio una exhibición en el segundo partido para que ganasen los Astros contra el también brillante zurdo Mark Mulder, los dos equipos esperan, especialmente el de Houston, que para el juego de hoy, también el factor pitcheo sea el que decida.
Clemens, que a sus 43 años sigue dominando con su recta y control en los lanzamientos, tiene ante sí la gran oportunidad de poner a los Astros con la ventaja y mantenerse como el héroe que junto al jardinero Chris Burke, permitió que los Astros ganasen el cuarto partido de la serie de división a los Bravos de Atlanta.
El “Cohete” tejano, ganador de siete premios Cy Young, sabe que un triunfo en el tercer partido pondría a los Astros no sólo con la ventaja de 2-1 en la serie, sino con el convencimiento que han encontrado la fórmula perfecta para ganar a los Cardenales, el equipo con mejor marca de la temporada regular en las Grandes Ligas.
“Hemos demostrado que tenemos una gran rotación y también un excelente relevo, por lo que debemos aprovecharlo e intentar ganar los cuatro partidos que necesitamos para estar en la Serie Mundial”, comentó Clemens. “Logramos el objetivo de empatar la serie y esa es la mejor señal”.
Clemens, que en la temporada regular tuvo balance de 13-8, con 1.87 de promedio de efectividad, la mejor de las Grandes Ligas, reconoció que los bateadores de los Cardenales han demostrado que pueden hacer daño en cualquier momento, pero estaba listo para el gran reto.
“Volver al Minute Maid con la serie empatada y ante nuestros fanáticos es el mejor escenario para hacer bien las cosas y demostrarle al rival que podemos ganar”, comentó Clemens.
El manager de los Astros, Phil Garner, tiene confianza en tomar la delantera.
“Con Roger en el montículo sabemos de la garantía que tenemos de aportar un buen pitcheo como sucedió con Oswalt, pero también debemos seguir haciendo bien las cosas para lograr superar a un rival que simplemente ha perdido un partido porque fuimos superiores desde el montículo”, comentó Garner.
Mientras tanto, la gran preocupación para los Cardenales sigue siendo el estado físico del jardinero central Reggie Sanders, que se lesionó en el hombro izquierdo al tratar de capturar la pelota del triple que pego Adam Everett.
“Todavía no sabemos cómo puede estar físicamente Reggie, pero confiamos que al final salga al campo porque lo ha hecho muchas veces con todo tipo de golpes y lesiones en su cuerpo”, destacó el manejador de los Cardenales, Tony La Russa.
En cuanto al factor de haber empatado la serie, La Russa dijo que era consciente de lo que eso significaba, que les tocaría cuando menos ganar un partido si querían volver a San Luis.
“El año pasado llegamos con la ventaja de 2-0 y nos fuimos con la desventaja de 2-3, esperemos que esta vez sea todo lo contrario”, señaló La Russa, que admitió que el pitcheo de Oswalt y el relevista Brad Lidge fue superior al de su equipo.
“Hay que darle crédito a los Astros, pero el tercer partido será otra historia diferente y para eso estamos mentalizados”, destacó La Russa. “Morris es un gran lanzador y se encuentra en un momento excepcional de forma, por lo que el duelo con Clemens será fenomenal”.
Morris, de 31 años, 12 menos que Clemens, no tuvo tan buena temporada como el “Cohete” tejano, pero en la recta final alcanzó su mejor rendimiento y lo mismo hizo en la serie de división ante los Padres de San Diego.
El estelar derecho de los Cardenales dejó una marca de 14-10 con 4.11 de promedio de efectividad en los 31 partidos que salió al montículo, y convenció a La Russa sobre Jason Marquis para quedarse en la rotación titular de los abridores en la postemporada.