Deportes

Astros por la revancha


Sin duda, los Astros de Houston tenían un plan si Roger Clemens necesitaba relevo: el jardinero Jason Lane lanzaría por primera vez en su carrera en las mayores.
Por suerte para los Astros, y sobre todo Lane, no tuvieron que recurrir a eso. Se irán a San Luis con toda su rotación descansada para la serie de campeonato de la Liga Nacional. Andy Pettitte será el lanzador en el primer partido el miércoles por la noche.
Todo eso, gracias a Clemens y Chris Burke. Clemens no permitió carreras en tres entradas en su primer partido como relevista desde 1984, y Burke bateó un cuadrangular en la 18va para poner fin al partido de postemporada más largo de la historia, que dio a los Astros el triunfo sobre Atlanta por 7-6 el domingo.
Si el juego hubiese continuado, el manager Phil Garner estaba preparado para recurrir a Lane, que lanzó por última vez en un juego universitario en 1999.
“El Cohete hubiera lanzado 10, 20 entradas”, dijo Garner. “Creo que estaba preparado para hacer lo necesario. Así es él. Nunca he visto a otro como él. Es asombroso”.
Con esa victoria en el cuarto juego ganaron la serie de primera ronda, y necesitaron 5 horas con 50 minutos y ocho lanzadores.
En lugar de viajar a Atlanta para definir la serie en el quinto juego, los Astros pudieron descansar el lunes. Garner les dio el día libre.
Ahora viene la revancha con San Luis. Los Cardenales ganaron la serie de campeonato en siete partidos el año pasado y les negaron a los Astros su primera aparición en una Serie Mundial.
“Por fin tenemos una nueva oportunidad frente a los Cardenales. Tenemos una oportunidad”, dijo el segunda base de Houston, Craig Biggio. “Hay pocas oportunidades como ésta en toda una carrera”.
Garner usó a 23 de los 25 integrantes de su nómina de postemporada el domingo: todos menos Pettitte y Roy Oswalt.
Oswalt ganó el tercer partido el sábado por la noche, apenas 14 horas antes del comienzo del maratón que pondría fin a la serie, y Pettitte habría sido necesario para un partido el lunes.
Los Astros tendrán a Clemens y Oswalt, ganador de 20 partidos, para los juegos 2 y 3 de la serie. La única duda era si los 44 lanzamientos de Clemens después de dos días de descanso cambiarían el orden.
Al lanzar como relevista por primera vez desde que fue novato, Clemens expió su mala salida en el segundo partido. Ponchó a cuatro de los primeros 11 bateadores que enfrentó y concedió apenas un hit.
Los Astros llegan a la postemporada por novena vez. Lo más cerca que llegaron a una Serie Mundial fue el año pasado, cuando Clemens tomó ventaja al comienzo del séptimo partido de la serie de campeonato contra los Cardenales.
Parecía que los Astros no tendrían una nueva oportunidad en esta temporada, que estaban 15-30 en mayo. Pero fueron de 74-43 el resto de la temporada, obtuvieron el wild card del Viejo Circuito al ganar el último partido de la temporada regular y se convirtieron en el primer equipo desde los Bravos de Boston de 1914 en llegar a la postemporada después de estar 15 partidos por debajo de .500 en la misma temporada.
“No hay duda, este año ha sido muy especial”, dijo Biggio, de 39 años, que ha jugado toda su carrera en Houston y disputa su sexta postemporada.