Deportes

Destronados


Martín Ruiz

Esperaron 86 años para vencer la "maldición del Bambino", y no pudieron defender el título al primer intento. Ayer, los Medias Rojas de Boston cayeron 5x3 ante los Medias Blancas de Chicago, que los destronaron por barrida en tres desafíos.
Un relevo magistral de Orlando "Duque" Hernández en el sexto capítulo, después que Paul Konerko había jonroneado con uno a bordo, para retomar la ventaja, fueron las acciones espectaculares de Chicago, que también intenta romper su propio maleficio, vinculado con la venta de juegos en la Serie Mundial de 1919, cuando los llamaron los "Medias Negras", y que no ganan una Serie desde 1917, exactamente 88 años.
Chicago es el sexto equipo desde la temporada de 1995, en que se establecieron las series de división que barre la serie, y ahora esperan al ganador de la serie Yanquis-Angels para disputar el banderín de la Liga Americana, en lo que habían fallado cinco veces, la última vez en el 2000.
Los Medias Blancas anotaron dos veces en el tercer inning con doble de Juan Uribe, doble empujador de Scott Prosednki y hit impulsador de Tadahiro Iguchi. Boston empató en el cuarto por jonrones consecutivos de David Ortiz por el central y Manny Ramírez por el derecho, descifrando un envío alto de Freddy García.
En el sexto, Tim Wakefield abrió con boleto a Jermaine Dye, y Paul Konerko le conectó jonrón por el left para retomar la delantera 4x2.
Para el cierre de la entrada, Manny Ramírez conectó su segundo jonrón del juego, y el mentor Ozzie Guillén llevó a la colina al relevista Dámaso Marte, quien llegó a complicar el desafío, al soportar sencillo de Trot Nixon, y llenó la casa con boletos seguidos a Bill Mueller y John Olerud.
Fue el momento para "El Duque", que con lanzamientos meteóricos dominó a los Medias Rojas, les arrebató el alma y aseguró el desafío. El emergente Jason Varitek elevó a la inicial, Tony Graffanino elevó al campo corto y terminó ponchando en conteo máximo a Johnny Damon, quien no pudo contener el bate en un swing sobre lanzamiento malo.
Hernández lanzó para un hit en tres episodios y ponchó a cuatro, siendo la figura del desafío, además de que estaba ansioso de enfrentar a Boston.
"Cuando tienes confianza en tus lanzamientos, no importa lo que haya en bases o la situación que se pueda dar", comentó Hernández. "Guillén confió en mí para hacer el trabajo y eso fue lo que sucedió".
Además, Hernández se crece cuando tiene enfrente a los Medias Rojas, como sucedió en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, y lanzó en el quinto partido para los Yanquis, permitiendo sólo una carrera en siete episodios y ser la clave del triunfo de su ex equipo 6x1 para ganar el título con marca de 4-1 al mejor de siete.
"Siempre te queda algo de la gran rivalidad entre los Yanquis y los Medias Rojas, pero esta vez se trataba de hacer de nuevo mi trabajo", comentó Hernández.
Para rematar, Boston agregó su quinta carrera en el noveno inning, combinando doble de A.J. Pierzynski, sacrificio de Joe Crede y squeeze play de Juan Uribe.
Ganó Freddy García, que lanzó 5 innings y salvó Bobby Jenks (2), pero la figura fue Hernández. Perdió Tim Wakefield, que soportó 4 carreras en 5.1 episodios.