Deportes

Agónico empate


— Mariano López —

En el segundo tiempo se encendió el estadio Independencia. De las tribunas surgían llamaradas de aliento a los jugadores estelianos, que caían 1-0 ante Diriangén. Se jugaba el minuto 56 cuando llegó el gol de cabeza rematado por el hondureńo Selvin Alvarez.;


La agónica anotación del hondureńo le permitió a su equipo seguir invicto, ahora en 28 partidos.;


Diriangén ganaba desde el minuto 21, cuando el delantero Carlos Novoa entró al área grande por la banda derecha con balón dominado; dribló al lateral Jaime Ruiz y a quemarropa fusiló por el paral derecho a Sergio Chamorro.;


Después que el cuadro diriambino tomó la delantera, el central René Guerrero expulsó del encuentro a Martín Molina al minuto 39, de ahí en adelante comenzó el suplicio para los visitantes, porque al 45 el cuarto árbitro, Alejandro Lara, expulsó al técnico Mauricio Cruz.;


Con un hombre menos y con pobre arbitraje de Guerrero, Diriangén rediseńó su estrategia y colocó un esquema más defensivo para defender la mínima ventaja, lo que aprovechó Estelí para lanzarse al ataque. El gol fue un remate de cabeza en un cobro de esquina.;


Una vez más, la frustración de los aficionados norteńos se convirtió en vandalismo, que la emprendieron a pedradas contra la directiva y aficionados de Diriangén, que fueron protegidos por los efectivos policiales que resguardaban el encuentro.;


Estelí no encontró la manera para superar el doble cerrojo defensivo que aplicó Diriangén, que tuvo en Hoogly Corrales, Julio Nieto, Silvio Avilés y al portero Denis Espinoza a los más sobresalientes en este agónico empate logrado con diez hombres.;