Deportes

Panal, un guerrero


— MARTIN RUIZ BORGE —

Todavía está fresca en nuestra memoria aquel violento despertar de Ariel Delgado en la Final de 1997. El Ťsluggerť estaba en punto muerto mientras el Bóer se encaminaba a un posible banderín en el quinto juego... Repentinamente despertó y como huracán, empujó a los metropolitanos a la conquista del título.;


Fue su última Final jugada y el último título alcanzado, el sexto en su carrera después de participar en ocho ediciones. En ese largo trayecto, siete veces lo hizo vistiendo el uniforme metropolitano y sólo una vez, en 1994, con el Rivas. Ahora tiene la oportunidad de despedirse a lo grande, con un banderín más, como quiso hacerlo Pablo Juárez antes de retirarse.;


Para Panal, esta puede ser su última Serie Final, a menos que se entusiasme a jugar toda la próxima temporada, después que haya roto el récord de más empujadas en nuestro béisbol... Pero es momento para enseńar las garras. En 49 juegos de Serie Final, Ariel Delgado promedia .262 de average, 26 carreras impulsadas y 24 anotadas en 164 turnos. Por ser un bateador de poder, se le trabaja difícil y los lanzadores han preferido otorgarle 34 boletos, por lo que sólo tiene resumidos 4 jonrones.;


A sus 43 ańos, todavía empuja fuerte la pelota y le vimos conectar cinco jonrones en la semifinal con bate de madera, que por cierto por primera vez estará en una Final con ese instrumento. Lo interesante es ver si lo retarán.;


Noel Areas confía en él y aunque en un principio manifestó que pondría de cuarto bate a Sandor Guido por ser uno de los peloteros que atraviesa un excelente momento ofensivo, a la postre, el slugger podría volver a su puesto tradicional para intimidar a los rivales y contribuir a llevarse el banderín. Noel lo sabe, ya que esta será la octava vez que lo tendrá del mismo lado peleando un título.;


¿Y Roa?;


Poca bulla hizo Henry Roa en la Semifinal, y repentinamente lo vimos de quinto bate, cosa que su posición está en el ataque inicial. En la semifinal comenzó fuerte, pero después se enfrió y terminó bateando para .333, con apenas diez carreras empujadas y sin jonrón.;


Pero la confianza en él siempre existe, especialmente porque es un bateador de finales. Ha actuado en cuatro Series, 1990, 1997, 1999 y 2001 y ha besado el trofeo de campeón... En 1990, cuando León hizo el mayor milagro de las Finales, ganándole cuatro juegos seguidos a los Dantos, después de estar atrás 0-3, fue el Más Valioso de la Serie. Era bastante nuevo en la pelota, pero desde ahí enseńó su casta.;


En esas cuatro Series, acumula porcentaje de .346, con 16 carreras empujadas y tres jonrones. No le fue bien en la serie del 2001, en la que apenas bateó tres hits en 20 turnos, para promediar .150, pero su sola presencia siempre motivó a los leones para arrebatarle el banderín al Bóer.;


Ahora el duelo es con Granada, donde hay reputados bateadores. Ariel Delgado y Roa han sido el eje del ataque felino, y son agentes motivadores para el resto del plantel, que está ansioso por volver al trono.