Deportes

Triunfo debió ser por unanimidad


— XAVIER ARAQUISTAIN C. —

En un trepidante combate, el nicaragüense Rosendo Alvarez retuvo la corona mundial de las 108 libras ante su archirrival el colombiano Beibis Antonio Mendoza, llevándose una decisión mayoritaria en el Centro de Convenciones Statehouse de Little Rock, la capital del estado de Arkansas.;


La pelea se caracterizó nuevamente por ser un fiero pleito en el cual el intercambio de golpes estuvo a la orden del día con ambos contendores presentando inmejorables condiciones físicas que fue lo que facilitó una gran pelea.;


Desde el mismo primer round la lucha comenzó y la paridad en el asalto fue obvia, sin embargo, ya en el segundo capítulo Alvarez logró fuertes golpes de derecha que motivaron inclinar la balanza a su favor. Mendoza en ningún momento rehuyó el combate y se mostró muy fuerte a la hora de asimilar los golpes de mayor potencia del nica.;


El tercer round sirvió para ver a un Beibis muy rápido y brioso que manejó su ataque con combinaciones y logró sacar ligera ventaja para nivelar el pleito. Los rounds cuarto y quinto fueron casi una copia al carbón con Rosendo sacando el quinto para tomar la delantera por un punto, luego de un nivelado cuarto asalto.;


Aunque fue con la mano derecha que Rosendo conectó sus mejores y más fuertes golpes, fue notorio el manejo de la izquierda que estuvo activa y logró llegar en repetidas ocasiones al rostro del valiente Mendoza, quien trataba de cerrar fuerte los segundos finales. Un codazo de Mendoza provocó un corte grande en la parte posterior de la cabeza de Rosendo que provocó que manara abundante sangre por buen rato, pero la esquina conducida por Rubén Gómez paró la hemorragia que amenazaba con prolongarse. Mendoza también fue amonestado en dos ocasiones por golpear debajo del cinturón por el referee Elmo Adolph, quien condujo muy bien el combate imponiendo su autoridad, cuando los boxeadores incluso continuaron tirándose golpes aun después de la campana.;


En el round cinco, Mendoza resultó cortado en una ceja producto de un choque de cabezas involuntario que motivó a la suspensión del pleito para que el médico lo examinara y lo dejara continuar. En los rounds seis y siete las acciones fueron muy parejas que incluso resultaba muy difícil inclinarse por un bando u otro.;


A manera personal vi ganar el séptimo a Rosendo, pero el Beibis ripostó ganando el octavo con buenas combinaciones en el cierre. Otro round nivelado a mi criterio fue el noveno antes que Rosendo golpeara con contundencia para imponerse en el round 10.;


El plan de Mendoza de querer noquear a Rosendo fue una cortina de humo lanzada antes del pleito, porque si bien es cierto que conectó bien a Rosendo, nunca lo puso en malas condiciones, mientras Rosendo lo hizo trastabillar en tres o cuatro ocasiones.;


Una ventaja de Alvarez es que tiraba combinaciones y aún después de un tercer golpe siempre se las ingeniaba para sacar un cuarto o hasta un quinto golpe que aún con poca potencia siempre ayudan a sumar puntos. Rosendo logró impresionar a los jueces a tal extremo que dos de ellos lo vieron ganar por 4 puntos con idénticos totales de 116 a 112 y un tercero vio el pleito nivelado a 114, tarjeta que provocó que la decisión fuese mayoritaria y no unánime como en realidad debió ser.;


La tarjeta que llevé me arrojó un puntaje 116-114 en favor de Rosendo.