Departamentos

Los ríos ya están secos, pero deslaves aumentan


Las constantes lluvias registradas en estas semanas han provocado cuatro deslaves en distintos sitios de la reserva El Chocoyero en el municipio de Ticuantepe. Los sectores más afectados fueron Canta Gallo, El Chocoyero y El Peligro, donde los deslizamientos de tierra han alcanzado los 15 metros.
El más reciente de esos derrumbes de lodo y piedras fue de aproximadamente 100 metros de ancho en el sector El Brujo, justo sobre la cascada donde se encuentra la pila de almacenamiento que abastece de agua a varias comunidades de Ticuantepe.

8 días sin agua
Un total de 373 casas de las comunidades San José de los Ríos y La Francia III, quedaron sin el vital líquido durante ocho días, luego que el deslave dejara soterrada la pila de almacenamiento y la tubería taqueada.
Danilo Pasos, Secretario de la cooperativa “Juan Ramón Padilla”, dijo que se encontraba en el lugar tratando de limpiar la pila cuando ocurrió el derrumbe. “Yo estaba limpiando, cuando una avalancha de lodo seguido de otra de piedras pasó muy cerca de mí y me arrastró más de 100 metros, quedé vivo de milagro”, dijo Pasos mientras mostraba la pendiente por donde fue arrastrado.

También sufre la fauna
Algunas especies de la fauna local también sufrieron los embates de la naturaleza, en el sitio fueron encontradas dos boas muertas, una iguana verde, diversas especies de mariposas y una serpiente voladora.
Pasos agregó que con las lluvias que han seguido, la situación podría empeorar, sobre todo en los sitios rocosos, que a falta de árboles con raíces profundas la humedad hace que la tierra se torne movediza.
Según Pasos en años anteriores la época de lluvias más fuertes se registraban en octubre, alcanzando hasta 700 mm. de agua, en la actualidad el 90% de la pendiente ya pasa el nivel máximo, lo que convierte al sitio en un lugar vulnerable a los deslaves, a pesar de que existen 200 metros cúbicos de áreas de conservación.
Ante la permanencia de las lluvias y los posibles deslizamientos que pueden seguir ocurriendo, el secretario de la cooperativa hizo un llamado a la alcaldía para que haga efectiva las ordenanzas municipales y detenga ya la frontera agrícola que va reduciendo cada vez más la zona boscosa en la zona.
Dijo también que esto es una alerta para que la población en general busque cómo reforestar porque hay sectores como El Edén, que han quedado bastante áridos al igual que El Morro, sitios que están más expuestos a la erosión de los suelos.

Destrucción del bosque
Esta situación ha causado un impacto grande para algunos pobladores, ya que siendo ésta un área protegida continúan dándose pequeños deslaves, debido a que la gente rompió el bosque para habitar en estos sectores de riesgo.
El coordinador del Comité de Agua, Gerardo Aguirre, manifestó que en la asamblea comunitaria se han analizado algunas opciones para prevenir desastres a futuro y se propuso la construcción de una barda de concreto que sirva de contención, además de la construcción de diques que eviten el deslizamiento de tierras.