Departamentos

Celebran 46 años de la cooperativa “Humberto Aguilar”


Con derroche de cultura, concursos y una fiesta danzante celebraron más de cuatro mil pequeños productores de cítricos y artesanías de La Concepción el 46 aniversario de la cooperativa “Humberto Aguilar” que aporta a la economía de los concheños.
La base económica de los habitantes de La Concepción, Masaya es la producción de cítricos entre ellos pitahaya, piña, chayote, naranja, mandarinas, plátanos, los cuales se siembran en diferentes parcelas, por medio de préstamos de la cooperativa.
“Actualmente la cooperativa “Humberto Aguilar” está integrada por tres mil quinientos socios originarios de La Concha y de los municipios aledaños entre los cuales mil son mujeres a los que se les otorgan préstamos con bajo interés, con el objetivo que los pequeños y medianos productores no desaparezcan y que logren un desarrollo integral de sus negocios junto a sus familias”, dijo Román Eslaquit Aragón, Presidente de la cooperativa.
Yaneth González, asistente de gerencia, manifestó: “ellos son los que dirigen la cooperativa, tienen sus propias oficinas y ofrecen pequeños financiamientos en el sector de comercialización de cítricos, matarifes, construcción de viviendas, pequeñas industrias”, dijo González.

Ayuda al productor
“Los requisitos para optar a créditos con la cooperativa es tener cédula, ser mayor de edad, aportar la cantidad de 500 córdobas, “posteriormente ayudamos a la capacitación en los cultivos de los productores”, dijo la trabajadora de la cooperativa.
Socorro Calero, habitante del barrio Covilaco, en La Concepción, expresó que “gracias a la cooperativa muchas personas pobres como mi familia, nos beneficiamos porque las cuotas y los intereses son bajos, dándonos oportunidad de prestar y ser autosuficientes y encontrar la mejor manera de sobrevivir ya que sólo lo devengado con nuestros salarios no podríamos vivir”, acotó la socia.
Las metas de la cooperativa “Humberto Aguilar” es seguir creciendo con socios buenos y de calidad con el propósito de darle la mano amiga al productor nicaragüense.