Departamentos

Desvío de buses perjudica a campesinado pobre de Jalapa


Leoncio Vanegas

JALAPA

Entre los más de 20 mil habitantes de las microrregiones 1 y 2 de este municipio, hay consenso en calificar de injusta la medida tomada por las autoridades del Ministerio de Infraestructura y Transporte, MTI, y la Alcaldía que en meses recientes desviaron la ruta de entrada y salida a la ciudad, de las unidades de transporte colectivo intramunicipal que viajan a las diferentes comarcas rurales.
Uriel Amador, productor de Teotecacinte, es una de 16 personas que expresaron su malestar ante EL NUEVO DIARIO.
Amador externó que esta decisión va en contra de las políticas del actual Gobierno, “de combatir la pobreza y la desigualdad social, porque desviar los buses de la zona urbana de Jalapa, sólo es en favor de unos pocos que están haciendo negocios privados con la terminal de buses, y en contra de la mayoría de la población que día a día debe enfrentar la pobreza”, comentó.
Los buses que realizan las rutas a la fronteriza comarca El Porvenir, a 22 kilómetros de la cabecera municipal, previamente cruzaban cerca de la zona comercial de la ciudad, lo que facilitaba al campesino bajar sus productos agrícolas, y montar los artículos que compraba sin agregar costos por pago de taxi.
Ahora los dejan a orillas del pueblo por lo que deben asumir ese costo para realizar sus ventas y compras en el comercio.
Amador estima que un campesino para vender un quintal de maíz en Jalapa, pierde ahora 60 córdobas sólo en pasaje.
“La mayoría de la gente no trae los 10 córdobas para el taxi, más otros 10 ó 20 que cobran por una carga, entonces tiene que llevarlo a hombros, antes nos ahorrábamos eso, usted sabe la crítica situación económica”, se quejó Santiago Antonio Duarte, pequeño productor de Teotecacinte.
Blanca Herrera, de la comarca Pasmata, también resintió la medida, ya que considera “jode más la situación del pueblo pobre, nos obligan a buscar un taxi, y a veces vamos con lo completo, sólo para hacer las compras para el gasto de la casa”.
Los enfermos que con costo llevan el pasaje del bus, en algunos casos gente pobrecita que aquí les ayudamos a conseguir el pasaje, y tiene que caminar a pie hasta el centro de Salud porque no tiene para un taxi”, señaló.

Mayor riesgo para mujeres embarazadas
Agregó que la situación es incluso más grave con las mujeres embarazadas que van de emergencia a parir a su hijo al hospitalito de la ciudad.
“Antes, los buses las dejaban a media cuadra, ahora tienen que tomar un taxi si es que lleva dinero. Una mujer que vaya con los dolores fuertes ni un taxi la quiere llevar porque piensa que le va a ensuciar el carro. El alcalde tiene que buscar cómo solucionar esto”, expresó.

Ventas disminuyeron
Marcos Esteban Navarro, otro habitante afectado, calificó de “grosería lo que están haciendo con la gente pobre que lleva la carga en hombros hasta el centro de Jalapa porque no tiene para pagar para que les lleven un quintalito de maíz o frijoles”, manifestó.
María de Jesús López, maestra de la escuela de la comunidad, pidió a las autoridades corrijan su decisión, porque muchas de sus colegas viajan diario de Jalapa a las distintas comarcas.
“Algunas tienen que caminar de extremo a extremo para tomar el bus, o pagar un taxi porque a veces está lloviendo o por el Sol, y con esa medida ya le merman su salario”, comentó.
Los comerciantes también señalaron que las ventas se han bajado entre el 30 y 40%, debido en parte al desvío de los buses.
Francisco Juárez señaló que antes vendía a los campesinos una arroba de azúcar, de arroz, una caja de jabón y aquí nomás ellos trepaban las cosas al bus; ahora, tienen que llevar un poco menos porque tienen que dejar el pago del taxi”, comentó.
Elvin Pérez, de una veterinaria, también manifestó que ahora el productor debe sumarle hasta 20 córdobas más por un quintal de urea o concentrado, lo cual desmotiva la producción.
Dispuesto a revertir medida
Sobre la queja generalizada, el alcalde Orlando Zeledón expresó que en un inicio luchó solo para que no se tomara tal decisión por parte del MTI, pero la gente no se preocupó por el problema, y, además, los taxistas demandaban les quitaran el paso de los buses por el centro.
Parafraseando las consignas del actual Gobierno, dijo: “Aquí en este pueblo manda la mayoría porque se le ha dado el poder, es la democracia participativa”.
En tal sentido expresó que está dispuesto a escuchar a la población afectada por esa medida, --del desvío de los buses--, porque nuestro Gobierno está para favorecer a los pobres, enfatizó.