Departamentos

Homenaje a flecheros matagalpas


Francisco Mendoza

Después de 154 años de olvido de todos los gobiernos, por fin se acordaron de los indios flecheros de Matagalpa que pelearon contra las fuerzas filibusteras de William Walker en 1856 en la hacienda San Jacinto, y que formaron parte del Ejército del Septentrión.
Aunque oficialmente se asegura que eran 60 indios los que formaron parte de esa fuerza nacional, armados con sus arcos y flechas, un buen número también llevaban sus cutachas.
Historiadores aseguran que eran 180 indios matagalpinos que marcharon a defender el territorio nacional de manos extranjeras.
El Gobierno Municipal anunció que serán declarados Héroes de Matagalpa por su arrojo y valentía para enfrentar a una fuerza bien armada, sólo con sus arcos y flechas.
Este nueve de septiembre, el Gobierno Municipal realizó una sesión extraordinaria para declarar Héroes de Matagalpa a todos los combatientes indígenas que no sólo estuvieron en San Jacinto, sino que también combatieron en Rivas y Masaya.

Encuentran tres osamentas
Para declarar Héroes de Matagalpa al grupo de indígenas, se hizo una investigación arqueológica en la hacienda San Jacinto con el fin de constatar la participación de los indios en la batalla.
Los investigadores encontraron tres osamentas cuyos estudios y resultados señalan pertenecer a la casta indígenas de la Perla del Septentrión de aquellos años.
Hoy viernes los restos de los tres flecheros encontrados en San Jacinto, serán homenajeados en Tipitapa y Darío, y posteriormente, serán recibidos en Matagalpa por estudiantes y autoridades municipales.
Una vez que lleguen los restos a su tierra natal, el “Pueblo de las Diez Casas, entre otros nombres indígenas que tenía la hoy Matagalpa, serán recibidos en la entrada a la ciudad para un recorrido que llegará hasta el Centro Cultural de los Héroes y Mártires, donde habrá guardia de honor y vela.
El sábado por la mañana se realizará el acto central donde el Gobierno Municipal declarará a los 60 flecheros Héroes de Matagalpa, para luego trasladar de nuevo los restos hacia la Hacienda San Jacinto donde reposarán en una urna especial.